El CEO de YPF, Daniel González, fue el encargado de realizar la primera estimación de los efectos que el necesario aislamiento para evitar la propagación del virus está teniendo sobre el sector petrolero, mediante un video que dirigió a los empleados de YPF pero que se viralizó en las redes sociales.

«La producción de petróleo está prácticamente sin afectación, aunque dejamos de perforar y completar pozos y se los está dejando en condición segura», expresó González al señalar que «la producción de gas está empezando a caer un poco con la demanda hasta el 20% abajo» de la normal para esta época del año.

El CEO de la mayor petrolera argentina explicó que YPF está «bajando la carga en las refinerías entre el 30% y el 40% en promedio del crudo procesado para adecuarse a un nivel de demanda mucho más bajo».

«La demanda de naftas está el 70% abajo respecto a los días anteriores, al del gasoil el 50% y el combustible de aviación baja al 90%», reseñó González al explicar que esta coyuntura deja a la compañía ante la «necesidad de exportar crudo a precios bajos» por lo cual los ingresos «van a ser afectados negativamente».

Ante la misma consulta de Télam, las otras dos petroleras que dominan el mercado de venta minorista de combustibles, Axion y Raizen, licenciataria de Shell, explicaron a Télam que sus estaciones registran caídas de entre el 75% y el 90% en naftas, mientras que el impacto en el gasoil es menor.

Las tres marcas -YPF, Raizen y Axion- que suman más del 90% del mercado aseguraron que tienen todas sus estacione de servicio operativas con el cierre de las tiendas, salvo excepciones que reflejen la necesidad de atender al personal de servicios de emergencias y seguridad y al de logística.

El presidente de la Confederación de Entidades de Comercialización de Hidrocarburos y Afines (Cecha), Gabriel Bornoroni, estimó que la caída de ventas de combustibles en las 4.800 estaciones de servicio de todo el país ronda entre el 80% y el 85% respecto a la semana previa a la implementación del aislamiento obligatorio.

«Las estaciones están vendiendo el 15% de lo que vendían normalmente», dijo Bornoroni a Télam, al explicar que los días previos del decreto que dispuso el aislamiento obligatorio se observó «un pico de demanda por automovilistas que hicieron largas colas para abastecerse».

Para el directivo estacionero «esto es una clara señal de que la gente comenzó a quedarse en sus domicilios y solo van a los establecimientos quienes están cumpliendo alguna tarea esencial»

Cecha está «armando distintas propuestas para afrontar el pago de salarios de marzo para acercar al Gobierno nacional», lo que será difícil de cumplir con la abrupta caída de ventas, tal como ocurre en prácticamente todos los sectores de producción y servicios.

Publicidad