Desde que inició el año, 14 paros de colectivos, hicieron que el traslado para los tucumanos sea todo un drama. Esta situación pone en riesgo no tan sólo la economía ya que sólo algunos empleadores se hacen cargo del pago del taxi de su trabajadores mientras que otro no.

Recordemos que UTA nacional determinó 48 horas de paro en 20 provincias (Jueves y Viernes), ante el rechazo de las empresas de estos distritos de igualar la paritaria firmada por las firmas de la ciudad de Buenos Aires y de las ciudades que conforman el conurbano bonaerense: 20% de aumento hasta agosto y un bono de $ 16.000 pagadero en tres cuotas (una de $ 8.000 y dos de $ 4.000).

En algunas provincias se llegó a un acuerdo y hoy el transporte funciona con normalidad. Tucumán sigue esperando el acuerdo y los usuarios, rehenes de las negociaciones entre los peces gordos, también.