Continua el veranito financiero en pleno «invierno»

0

Si bien en la semana, la cotización del dólar subió 1,8%, con puntas que según el promedio del Banco Central se ubicaron en $42,85 el viernes pasado, y $43,61 en el cierre del viernes.

El pico fue el martes, con $43,78. O sea, otra semana en la que la moneda se movió. Era previsible que a medida que se acerquen las PASO, el dólar se iba a mover un poco más. Mientras, el riesgo país, en tanto, cerró en 784 puntos, un 1% menos que el jueves. Todavía este indicador está elevado, pero, no volvió a superar los 1.000 puntos. Todo un alivio!
Fueron días en los que se conoció la inflación de junio, un 2,7% –con 22,4% para lo que va del año y 55,8% interanual–, y el FMI difundió su último staff report del préstamo con el país en el que confirmó más poder de fuego para el Banco Central, que puede intervenir más en dólar futuro para intentar contener la divisa en medio de la volatilidad preelectoral. La estabilidad cambiaria fue crucial para permitir la reducción de la velocidad del incremento de precios, por lo que es esperable que julio repita un buen dato. El resto de los datos sobre precios confirmaron la tendencia de la desaceleración: el índice mayorista tuvo un aumento del 1,7% en junio al igual que el costo de la construcción.
El dólar, mostró una tendencia al alza, y estuvo contenido por la venta de los futuros del
Central. No obstante, aún no puede hablarse de que haya entrado en un sendero de
inestabilidad en el precio. En el caso del dólar, se monitorearán los esfuerzos que deberá hacer el BCRA para prolongar el mandato político de dólar estable, más cuando la oferta del agro viene en descenso por la estacionalidad y las renovaciones de plazo fijo ya caerían post 11-A, y así podrían generar cancelaciones de ahorristas tal como reflejaría en las últimas ruedas la expansión monetaria que arrojaron las licitaciones de Leliq.
En línea con las encuestas, la volatilidad típica de las elecciones se sintió en las acciones, que bajaron un 5% en dólares. Las elecciones parecen ir a una elevada polarización.

Y esto condiciona las decisiones, observándose una actitud de “esperar y ver” frente a las PASO.
El contexto internacional la parte internacional de la semana estuvo estable. La tasa de
referencia a 10 años, que es la más relevante se mantuvo en 2% por lo que no hubo ruido en el precio de los activos. Eso sí, la construcción en EEUU dio por debajo de los esperado y eso presiona más a la baja las tasas de la Fed. Lo que el mercado descuenta, que las tasas bajarán, está cada vez más firme. Este contexto es beneficioso para la economía argentina, tasas más bajas y posible robustecimiento de los precios internacionales.