Una nueva semana comienza en Tucumán sin el servicio de colectivos. El conflicto persiste porque los choferes aún no pudieron cobrar los salarios correspondientes al mes de abril. Ante la falta de pago UTA(Unión Tranviarios Automotor) decidió continuar con el paro hasta tanto los trabajadores perciban los sueldos.

En medio del conflicto, el sábado pasado hubo un ataque a la sede de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (AETAT). Los vidrios de las puertas de ingreso a las oficinas, ubicadas en San Juan al 1.300, quedaron destrozados y las autoridades llamaron a la Policía para que investigue qué pasó.

Jorge Berreta, vicepresidente de AETAT, explicó en LV12 que se mantienen las mismas condiciones de la semana anterior: «es lamentable el panorama». El empresario sostuvo que el mes pasado hicieron un esfuerzo muy grande para pagar los salarios. En ese marco detalló que con el inicio de la cuarentena bajó un 85% la actividad.

Ante ese panorama, Berreta entendió que el conflicto «es imposible de resolver. Esta es nuestra realidad. Los gobiernos son parte del problema y deberían ser parte de la solución».

Comentó que si bien cada provincia tienen su particularidad, hay 18 jurisdicciones que están igual que Tucumán en referencia a la imposibilidad de afrontar el pago de sueldos a los choferes. Berreta aseguró que hace muchos años «venimos tirando ideas y presentando proyectos».

Respecto al ataque sufrido en la sede de AETAT, el empresario contó que hicieron la denuncia correspondiente. «No solo por esto sino por distintas amenazas. La Justicia y la Seguridad se tienen que encargar. Esperemos que pase», expresó y añadió que sufrieron distintas amenazas de de apriete. «Es un clima enrarecido», dijo.

Insistió que los poderes concedentes son parte del problema: «todos somos parte del problema y debemos aportar para la solución».