El presidente Alberto Fernández no quiere repetir los errores de la Argentina del pasado. Por eso, el mandatario está dispuesto a acordar si o si por el Canje de Deuda. Trascendió que durante el fin de semana en Olivos, se reunirá con el ministro de Economía, Martín Guzmán. Será una reunión clave para destrabar la negociación con los principales fondos que invirtieron 66.000 millones de dólares en títulos soberanos.

En ese encuentro a puertas cerradas, el Presidente decidirá la posibilidad de dictar un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que permita abrir una nueva instancia de diálogo con poderosos bonistas que desconfían del ministro de Economía y se preparan para demandar por default a la Argentina.

El ministro de Economía adelantó que hubo “un acercamiento importante” con un grupo de bonistas en las renegociaciones que lleva adelante el Gobierno para reestructurar US$ 66.300 millones de deuda emitida bajo legislación extrajera, aunque aún resta un “camino importante por recorrer” para alcanzar un acuerdo.

“Hoy se venció uno de los acuerdos de confidencialidad de esta semana. Hay otro que aún está vigente. De este último aún no podemos hablar. Con respecto al que venció hoy, el resultado es que nos hemos acercado pero aún hay un camino importante por recorrer”, afirmó el ministro a través de un comunicado de prensa.

En otros comunicado, emitido minutos después del parte de prensa con las declaraciones de Guzmán, el Ministerio de Economía dio cuenta de las reuniones que mantuvo en los últimos cinco días con los bonistas y adelantó la posibilidad de extender el plazo que vence el próximo lunes para cerrar un acuerdo.

«Actualmente, el vencimiento de la Invitación está programado para el 2 de junio de 2020. Argentina y sus asesores pretenden continuar con las discusiones con los inversores para promover una reestructuración de deuda que contribuya significativamente a estabilizar la situación económica actual, a mitigar las restricciones a mediano y largo plazo sobre la economía de Argentina creadas por su actual carga de deuda, y a orientar la trayectoria económica del país hacia el crecimiento de largo plazo», señaló el Palacio de Hacienda.

El presidente aseguró que «el manejo de la deuda llevará el tiempo que necesite» y advirtió que se «trata de una negociación» en la que «no hay que correr», porque «lo que tiene que preocupar es que el resultado final sea lo que más convenga como país».

El mandatario formuló estas declaraciones al brindar una conferencia de prensa en la provincia de Misiones, donde firmó esta tarde convenios con su gobernador Oscar Herrera Ahuad para poner en marcha obras viales, hídricas y de hábitat.

«El manejo de la deuda llevará el tiempo que necesite. No creo que sea ni más ni menos que lo que corresponda. Estamos discutiendo un tema complejo porque es un tema que para el futuro tiene mucha incidencia», reafirmó el jefe de Estado.

Publicidad