Docentes autoconvocados cortan desde esta mañana con diversos intervalos la ruta de acceso a Salta a la altura de Aunor, como parte de la medida de protesta que llevan a cabo desde que terminaron las vacaciones de julio. La oferta que les acercó el ministerio de Educación en el día de ayer fue rechazada.

«El gobierno propone adelantar el 5% de noviembre a julio acumulando un 22,5 %, que nos dejaría al descubierto con la inflación de julio, situación que pudiera equipararse en agosto pues se aportaría un 7,5%, que daría un acumulado del 30% contra una inflación similar, hecho que nos daría un breve respiro de cara a las elecciones para, luego, ir deteriorando el poder adquisitivo del salario por acción de la inflación, hecho que en la ausencia una cláusula gatillo “real” que indexe salarios contra inflación mensual automáticamente, nos deja un 5% en octubre y un 3% en diciembre (a cobrar en enero), es decir un 8% de aumento para repartir en los últimos 4 meses que acumularán una inflación de al rededor del 15%, según las proyecciones de las consultoras más benevolentes, lo que nos dejaría un desfasaje del 7% contra inflación, un nuevo golpe contra el poder adquisitivo del salario. Por el otro lado se ha congelado el incentivo docente desde 2017, a un valor de 1200 $ por cargo y, el fondo compensador, ha caído desde 950 $, en dicho año, a 240$ al presente, montos que, si actualizáramos su valor al presente, debieran ser 4000 $ para el incentivo y 2000 $ para el fondo compensador, por cargo.
Y mientras la inflación ha erosionado el poder adquisitivo de nuestros salarios, el estado a aumentado la presión fiscal a través del impuesto al salario (mal llamado Impuesto a las Ganancias pues el salario no es ganancia) pues, amén de que nuestros salarios han ido deteriorándose constantemente (perdiendo casi 20% durante el año 2018), el piso de ganancias no se ha movido ni siquiera respetando el magro crecimiento del salario logrando, de esta manera, que cada vez más trabajadores paguen este impuesto recesivo.
Todo este proceso enmarcado en un contexto de inestabilidad laboral, cuya manifestación más cruel la soportan los docentes que cubren interinatos a término periódicamente, sin solución de continuidad, que siempre corren riesgo, cierto, de perder la fuente de trabajo y, por ende, el salario.

Por eso pedimos:
• Cláusula gatillo “real” de indexación mensual del salario por inflación, procurando un aumento acumulado mínimo del 35% a julio, al básico.
• Actualización inmediata del incentivo docente a un valor de 4000 $ y del fondo compensador a 2000 $, por cargo.
• Reembolso del impuesto a las ganancias.
• Régimen de titularizaciones para la docencia de todos los niveles, incluyendo terciario, reconociendo los derechos adquiridos.
• No descuento de los días de paro».

Fuente: El Tribuno