El presidente Alberto Fernández recibió poco después de las 19 horas de ayer en la residencia presidencial de Olivos al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, con el objetivo de definir de qué manera continuará el aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus luego del próximo viernes, cuando finalice la actual fase que rige en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) desde el 18 de julio.

La reunión fue convocada por el Primer Mandatario para «terminar de evaluar cuáles son las políticas que se van a llevar adelante» desde el viernes, según adelantó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, uno de los asistentes a este encuentro.

Además de Cafiero, participaban también del encuentro el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, y la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzoti, entre otros funcionarios gubernamentales.

Del mismo modo, en la Residencia de Olivos también se reunió el gabinete económico, para definir medidas «puntuales» destinadas a las actividades más afectadas por las restricciones.

Cafiero había destacado el martes que el área económica está «trabajando en medidas puntuales» para los sectores comerciales denominados «críticos», haciendo mención a la gastronomía y peluquería, entre otros, y que son los que demorarán más tiempo en volver a la actividad.

Respecto de las propuestas del gobierno porteño, el ministro de Salud, Fernán Quirós, indicó que la Ciudad sugiere retomar las actividades deportivas al aire libre y los comercios de cercanía, además de mantener las salidas de los niños, aunque insistió en que no se liberarán las reuniones sociales.

Los jefes de Gabinete bonaerense y porteño, Carlos Bianco y Felipe Miguel, respectivamente, mantuvieron una reunión en la ciudad de La Plata, tras el acuerdo alcanzado el lunes por Kicillof y Rodríguez Larreta para decidir «coordinadamente» entre ambas administraciones la forma en que continuarán las restricciones en el AMBA.

Kicillof dijo que las medidas en el Gran Buenos Aires a partir del sábado «no van a ser idénticas» a las de la Ciudad, pero ratificó que «la decisión es coordinarlas» porque «no es sostenible que de un lado de la General Paz se abra todo y del otro lado nada».

El aislamiento social, preventivo y obligatorio rige en el país desde el 20 de marzo y fue prorrogado en sucesivas oportunidades mediante Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) emitidos por el Poder Ejecutivo nacional.

La cuarentena se fue flexibilizando en distintas partes del país, y actualmente sólo el AMBA y las provincias de Chaco, Jujuy, Catamarca y San Luis, además del departamento rionegrino de General Roca y el aglomerado urbano de Neuquén, permanecen en la fase 1 del aislamiento.