Ayer el asesinato del sacerdote Óscar Juárez, párroco de San Martín de Porres conmocionó a Tucumán. Desde la oposición pidieron la renuncia del ministro de Seguridad, Claudio Maley.

«Tucumán es una provincia tristemente dominada por el delito. Acéfala en materia de políticas públicas que combatan la inseguridad y permitan garantizar tranquilidad a los tucumanos. Con un ministro incompetente e incapaz de combatir la delincuencia», dijo el legislador Ricardo Bussi.

«Nos demostró ser un fiel siervo de Manzur, mostrándose intolerante y prepotente con Fuerza Republicana cuando le hemos realizado críticas constructivas a su gestión y le hemos acercado propuestas concretas», dijo.

«Tomen las ideas planteadas oportunamente. Exigimos la renuncia inmediata de Maley, el ministro más incompetente de la historia», afirmó.

Por su parte la senadora Silvia Elías de Pérez sostuvo: «¿Qué o quién obliga al gobernador Juan Manzur a mantener a Maley en su gabinete? Porque nada justifica que él siga encargado de que las calles sean seguras y que los tucumanos tengamos que llorar a más muertes por su inoperancia».

«Maley no puede seguir como ministro de Seguridad, gobernador Juan Manzur. No se trata de complacer a una opositora. Se trata de ser coherente con su discurso de que cuida a los tucumanos, pero que todos los días mueren en las calles a causa de su capricho», aseveró.

Hoy Maley contestó: «El pedido de renuncia es fácil, ahora pregunto a esos sectores qué intervenciones pidieron. Venimos trabajando en diferentes organismos, las críticas en el buen sentido redireccionan el buen trabajo».

En tanto, sobre el crimen del sacerdote, aseguró: «Necesitamos darle respuesta a la sociedad. Lamentamos la pérdida de un párroco, conozco a su familia. Acompañamos a la familia» y añadió: «En un principio no falta ningún elemento en la escena del crimen, levantaron rastros. La Justicia esta trabajando y la Policía está acompañando».