El Ministerio de Salud de la Provincia, anunció que quedaron habilitados los cultos en Tucumán, como parte de mayores flexibilizaciones que se vienen otorgando ante la controlada situación epidemiológica.

El Arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Sánchez pasó por el aire de LV12 Radio Independencia para celebrar la noticia pero siendo cuidadosos en el acatamiento de esta medida. «Siempre la indicación es que nos cuidemos, que nos cuidemos cada uno y que cuidemos al otro. Los pasos que hemos ido dando de forma progresiva con la apertura de los templos para la oración individual, después alguna celebración con poquita gente como los bautismos y casamientos y ahora este hecho de poder hacer las celebraciones de la Eucaristía también con el distanciamiento, con el tapabocas, con las manos con alcohol, es decir con todas las indicaciones sanitarias que nos ofrecen las autoridades de Salud«, comenzó diciendo.

«Creo que esta pandemia nos ha ayudado a descubrir el encuentro con el Señor se ha hecho vivo en nuestra vida familiar, en el altar familiar que no lo tenemos que dejar. La obligación de asistencia a Misa ha quedado dispensado para que no tengamos el sentimiento de culpa, puedo ir voy, no puedo ir, no voy», señaló.

A lo largo de la cuarentena se impuso la modalidad de celebraciones a través de redes sociales, algo que va a continuar. «Eso continúa justamente por las personas que no pueden asistir. Era algo extraordinario antes y ahora es ordinario y creo que tiene que continuar. Las personas en riesgo, las personas mayores de edad que puedan seguir participando de las celebraciones a través de los medios de comunicación porque necesitamos fortalecernos espiritualmente. Necesitamos la luz de la palabra de Dios», se sinceró.

Las personas que asistan a los templos deberán dejar asentados sus datos personales «hasta que tengamos una aplicación». «Creo que es una recomendación muy buena porque es la forma, si es que hay algún foco, de poder detectarlo enseguida. Más que nada es para eso y creo que eso nos da serenidad», explicó.

Habitualmente, la concurrencia masiva de las personas a los templos es el día domingo, Sánchez indicó cuáles son las previsiones van a tomar. «Habrá dos metros frontal y lateral de distancia y la otra recomendación que es muy buena también, son las celebraciones al aire libre».

Por último, el Padre dejó una palabra para los fieles del templo de San Martín de Porres: «Ánimo. Cristo está vivo y ha resucitado y el Padre Oscar está vivo porque vive en el Señor. Ha sido un sacerdote simple con una vida profundamente evangélica. La certeza que nos da la Fe es que vive en el Señor. Las circunstancia, la situación es triste».