Ahora los mensajes son bidireccionales”, cuenta a Clarin, Gustavo Buchbinder, presidente de Interact (Unión de Agencias Interactivas). “Los votantes no solo miran las publicidades en redes, sino también los comentarios de la gente. Se ve el emisor y quienes le responden. Ese es otro dato imprescindible para entender las campañas de hoy”.

“Cuando mandás un mensaje idéntico a todo el mundo no causa el mismo efecto. El big data va a ser un protagonista oculto. Si yo tengo geolocalización puedo saber qué barrios votaron a uno u otro candidato y puedo entonces volcar mayores esfuerzos ahí donde haga falta”, dice Buchbinder.

En promedio, una persona que posee un teléfono celular lo mira alrededor de 80 veces por día.Pasamos más de la mitad del tiempo que estamos despiertos en contacto con medios, en especial los dispositivos móviles, las computadoras y la televisión. Buena parte de ese  este contacto es con múltiples pantallas en simultáneo. Además, el tiempo que pasamos conectados se ha incrementado notablemente en los últimos años, en gran parte en relación con el uso de las redes sociales.

Buchbinder señala que “la gente va a terminar votando por gestos, por cercanía, por cosas más diáfanas. Los discursos corren riesgo de perder valor. La palabra hablada va a terminar perdiendo contenido, va a ser todo muy visual, sin palabras.