Es el primer ex ministro de primera línea de Mauricio Macri procesado en una causa por corrupción. Guillermo Dietrich, a dos días de que el juez Rodolfo Canicoba Corral se jubile, quedó acusado de administración fraudulenta por la causa que investiga delitos cometidos en la renegociación de la concesión de peajes. Una de esas empresas está vinculada al ex presidente Macri con quien habló cuando fue citado a indagatoria. Dietrich se defiende y sostiene que el kirchnerismo «quiere hacerle creer a la gente que todos somos iguales».

-¿Esperaba el procesamiento dictado por el juez Canicoba Corral?

-Cuando empezó la causa no esperaba este nivel de discrecionalidad por parte del juez, pero era predecible, uno pensaba que a dos días que se jubile, podría actuar con más prudencia, pero desde el día que llamó a indagatorias sin fecha vimos una discrecionalidad y parcialidad absoluta. Entonces, no nos sorprende, ya tenía el juez una decisión tomada.

-Son varios los ex funcionarios de Mauricio Macri investigados en Comodoro Py ¿Qué lectura hace al respecto?

-Hay una búsquedas del sector del kirchnerismo que busca igualarnos, quieren instalar que todos somos iguales, es imposible esconder los bolsos con millones de dólares, los aviones, los barcos, los campos, a los empresarios amigos que se hicieron millonarios, y la única manera es este mensaje que buscan plantear de que somos todos iguales para que la gente descrea de la política, por eso hay causas espejos, está Vialidad Nacional y ellos responden con la suyas, acá no hay nada que esconder, no hay bolsos con millones de dólares y es parte de la frustración del kirchnerismo y por eso buscan esto, plantear que todos somos iguales, y no somos como ellos.

-Lo acusan de beneficiar a una empresa cercana a Macri ¿Usted sabía de la relación de una de las concesionarias con el ex presidente?

-Sí, era de público conocimiento y era algo legal. No iniciamos ninguna renegociación nueva, concluimos procesos que venían incluso de los gobiernos kirchneristas. La empresa había cumplido con lo asignado, su contabilidad estaba auditada, todo era exigible con los contratos. La familia Macri era accionista desde 1994 de AuSol, tenían más del 30% y se fueron desprendiendo. Cuando asumimos eran dueños del 7%, un porcentaje mínimo. Eso es 2,34% de los votos, no tenían participación del directorio ni en la toma de decisiones. Ellos en mayo de 2017 tienen este desprendimiento y fue a fines de ese año la conclusión de renegociación de la concesión que venía de gobiernos anteriores en cuanto a su metodología.

-¿Pero no advirtieron que esto podría traerles problemas en la justicia al tratarse de una firma vinculada al entonces Presidente?

-Cuál era la opción, ¿desconocer los contratos?. Esta es información pública, es una empresa que cotiza en bolsa y fue denunciada antes por Margarita Stolbizer y el juez Daniel Rafecas lo desestimó señalando que todo fue legal. Ellos creen que la empresa tenía un testaferro para la compra de acciones, algo a lo que ellos están acostumbrados. Ellos dicen que valía 4 pesos y es falso, valía 6 pesos la acción de la empresa y aducen que se incrementó un 3.000% su valor. Lo cierto es que el valor de las acciones de Ausol subieron más durante el gobierno de Cristina Kirchner que durante el gobierno de Macri, esa manipulación que ellos dicen es falta.

-¿No había la posibilidad de hacer una compulsa de precios, otra licitación diferente al proceso investigado?

-Sí, pero tenías que pagarle a las concesionarias 1.000 millones de dólares, si el gobierno buscaba rescatar la concesión se debía pagar las inversiones no amortizadas. Si lo hacías en pesos constantes, y lo convertís estábamos ante una cifra de unos 700 – 800 millones de dólares y a eso debías sumarle el 6%. Tenías que hacer ahí una nueva licitación y afrontarlo con fondos públicos, la otra opción al estilo YPF era no pagar nada e ir a un juicio que ya se había iniciado por 3.000 millones de dólares y todo indicaba que ese juicio lo íbamos a perder.

-¿El mecanismo no anticipaba que podía derivar en una investigación judicial, siendo que se trataba de una empresa de la familia Macri?

-Si es por eso no tendríamos que haber hecho nada, porque acá hay denunciadores seriales hagas lo que hagas. Nosotros hicimos lo que correspondía, respetamos los contratos, un contrato que venía de hace muchos años. Lo mismo que ellos denuncian lo hicieron bajo los mismo contratos, cláusulas y metodología, pero la concesión fue otorgada a una empresa de Cristóbal López.-

-¿AuSol hizo todo lo comprometido, tenía en correcto estado la concesión?

-En 2005 el gobierno de entonces en una resolución con la firma de Julio De Vido y Roberto Lavagna firmaron un acta de entendimiento después de una auditoría que sostenía que la concesionaria hizo más inversiones de las que tenían que hacer, que las encuestas decían que las instalaciones eran buenas, y que el manejo de la concesión era correcta.

-Doce años después, cuando ustedes vuelven a darles la concesión, ¿el estado de las rutas era bueno?

-Bueno, estaban bien, pero todo el enfrentamiento que tenían por años por no actualizar las tarifas incidió. Gentili -ex autoridad del OCCOVI- puso a su esposa como interventora de Ausol, la autopista está en buenas condiciones. Y nosotros le cobramos las multas por 42 millones de dólares a Ausol que no se les venían cobrando porque les decían que con las renegociaciones se iba a negociar eso.

-¿Habló con Mauricio Macri ante estas resoluciones judiciales?

-Sí, me llamó cuando el juez Canicoba Corral me llamó a indagatoria, y me dijo que me quede tranquilo, que sabía que habíamos hecho todo bien, y que cree que es una causa política. Entendemos que son las cosas que hay que aguantar en esta situación y me da más fuerzas para seguir peleando, esto es una respuesta a que terminamos desde Transporte con quioscos de Julio De Vido, de contratos viales, de licitaciones, hicimos todo público, transparente.

-Hablan de causas políticas, lo mismo que el Kirchnerismo decía de ustedes cuando asumieron y los denunciaron a ellos.

-Acá no hay bolsos, no hay «Rosaditas», no hay mails para beneficiar a otros, no hay campos, aviones, y ellos buscan instalar que era lo mismo. Ellos dicen que debíamos ir a juicio y que lo íbamos a ganar, lo cual es falaz y por eso se apalancan en jueces funcionales a ellos.

-¿Cuántas causas tiene en Comodoro Py?

-Tuve muchas, algunas se fueron desestimando. Me queda alguna por tema aéreo y este el primer procesamiento que tengo. Nunca entré a un tribunal ni nunca tuve un abogado penalista. Esto es totalmente nuevo.

FUENTE: CLARÍN