Tras el anuncio del presidente Alberto Fernández de una nueva extensión del aislamiento social, preventivo y obligatorio, que continuará hasta el próximo 16 de agosto, el referente de Juntos por el Cambio Miguel Ángel Pichetto volvió a cuestionar ayer las medidas que está tomando el Gobierno para intentar controlar la pandemia. En ese marco, sostuvo que “parecería que la Argentina está en África subsahariana y el Uruguay, en Suiza” si se compara lo que se hizo a nivel local y la manera en la que se manejó el país vecino.

“Estamos parados en un momento de gran incertidumbre, en una actividad económica semiparalizada por una cuarentena que parece que sigue. Esto está causando estragos increíbles”, sostuvo el ex candidato a vicepresidente del mencionado espacio político.

Durante una entrevista por el canal América, Pichetto señaló que actualmente “el mundo se está abriendo nuevamente” y destacó que “en la Ciudad de Buenos Aires, (el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez) Larreta va a abrir los locales en las grandes avenidas”.

“Lo que pasa es que desde el Poder Ejecutivo nacional impulsan el miedo. Si la vacuna no aparece hasta dentro de un año, el país desaparece. Hay que cuidarse, no hacer reuniones multitudinarias, pero hay que empezar a mover la economía porque si no, no vamos a poder recuperarnos”, agregó.

En este sentido, el ex compañero de fórmula de Mauricio Macri advirtió nuevamente sobre las consecuencias que podría traer el aislamiento y remarcó que “hay una estimación de lo que ya significa la pérdida de empleo y del Producto Bruto para este año”.

“Hay situaciones en el país que, si bien no son la muerte, implican depresión grave, pérdida del sentido de la vida, cierre de tu comercio que a lo mejor tuviste durante 30 ó 40 años, cierre de pymes. Hay un montón de frustraciones que se están acumulando porque esta es una de las cuarentenas más largas del mundo, carece casi de sentido común ya”, insistió.

Para el ex senador por Río Negro, el Presidente debería “tener una visión más integral y “poner un equipo más interdisciplinario, con psicólogos y psiquiatras, porque la gente está también siendo afectada en su vida cotidiana”, ya que “no es normal quedarte en tu casa todo el tiempo”.

“Es un tema complicado sostenerlo sin fin (al aislamiento). Uruguay está acá no más, cruzando el río, y ahí hubo una cuarentena semi-voluntaria, hay escuelas. Parecería que la Argentina está en el África subsahariana y el Uruguay, en Suiza”, comparó.

Para el dirigente opositor, “lo que inmoviliza al Gobierno es el miedo” que “no le permite tomar una decisión de apertura”, pero consideró que si se sigue por ese camino “entonces no hay ninguna esperanza”.

“Acá hay una persistencia de la visión de los infectólogos que han tomado la decisión de gobernar la Argentina en una cuarentena prolongadísima y no te dicen cuándo va a ser el pico. Ahora dicen que puede ser en agosto. Está todo bien, pero no trabaja nadie ahora, las empresas y los comercios se funden, los hoteles están cerrados, no hay vuelos de cabotaje, los chicos pierden las clases”, recordó.

No es la primera vez que Pichetto cuestiona la extensión del aislamiento obligatorio: la última vez fue a finales de julio, cuando no se sabía si iba a haber una nueva prórroga de esta medida y señaló que la Argentina tuvo “la cuarentena más larga del mundo y los casos están igual” que en otros países.

A comienzos de ese mismo mes, el referente de Juntos por el Cambio sostuvo que el confinamiento para ese entonces ya era “un exceso” y comparó los controles policiales con los que se hacían durante los gobiernos de facto.

“Hay una construcción última casi policial. Yo recuerdo, cuando era joven, en la dictadura los controles de autos, hoy esto está tremendo, es una locura. Hay gente que quiere salir a trabajar, a la que se la está controlando, que hace colas interminables. Creo que hay que salir de esta lógica”, remarcó.

Por último, en la entrevista de este domingo también analizó las diferencias dentro del propio oficialismo y subrayó que, si bien “en la cuestión sanitaria, el Presidente ha tenido toda la centralidad, en otros temas se nota indudablemente una decisión por áreas, por más que la vicepresidenta Cristina Kirchner ha tenido un perfil muy bajo”.

“El Gobierno viene pegándose tiros en los pies con distintos temas. No dicen que liberaron casi 4500 presos peligrosos, narcos, asesinos, delincuentes, que incrementaron la inseguridad en la provincia y en la ciudad de Buenos Aires. Ahí se infligen un tiro en el pie. Vicentin es otra autolesión en la credibilidad del sector privado”, cerró.