El incremento de los casos de coronavirus en Tucumán llevó a las autoridades a endurecer las medidas: además de la prohibición de actividades de índole públicas y recreativas, el COE determinó la obligatoriedad de la utilización de barbijos, tapabocas o máscaras faciales en el nuevo contexto del refuerzo de la etapa de distanciamiento social en la provincia.

Así lo manifestó este domingo por la noche la ministra de Gobierno y Justicia, Carolina Vargas Aignasse, quien aclaró que hasta el momento ese cometido avalado por la ley 9.240 era una recomendación, pero que «ahora vamos a aplicar con contundencia esa ley, que habla de incumplimiento y de sanciones que establece la resolución 141 del Siprosa».

Las multas por el no uso de barbijo o tapaboca irán desde los $2.000 hasta los $30.000

Por otra parte, manifestó y reprochó: «los deportes de contacto nunca fueron flexibilizados y se realizan sin embargo a lo largo y a lo ancho en nuestra provincia. No importa si se trata de lugares abiertos o cerrados».