El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, volvió a diferenciarse del Gobierno nacional y este miércoles no sólo evitó cuestionar las masivas movilizaciones del 17A con consignas contra la Casa Rosada sino que además advirtió que «las críticas hay que escucharlas».

«Me parece que en un país libre y democrático cada uno puede expresarse de la manera que quiere, me hubiera gustado que sea con mayor cuidado hacia terceras personas», planteó el funcionario bonaerense.

Durante una entrevista que concedió a Crónica TV desde su domicilio, donde se encuentra aislado por padecer coronavirus, Berni aseguró que él «no» le tiene miedo a las críticas y que, por el contrario, es «respetuoso de la libertad a expresarse».

«Soy de aquellos que se nutren de las críticas, creo que a las críticas hay que escucharlas, analizarlas y entenderlas, y después uno sabrá cómo actuar en consecuencia. Yo soy muy respetuoso de la libertad de todo el mundo, del derecho a expresarse», dijo.

El titular de la cartera de Seguridad bonaerense tomó distancia de los funcionarios bonaerenses que salieron a criticar la movilización del denominado «17A», en la que se impulsaron múltiples planteos contra el Gobierno nacional y se rechazaron las gestiones para reformar la Justicia, entre otras cuestiones.

​»Lo digo con mucha humildad, soy una persona que me gusta escuchar. Intento escuchar aunque no esté de acuerdo con aquello que se exprese. No le tengo miedo a aquellos que piensan distinto a mí, por el contrario, me nutro y los escucho», manifestó Berni.

Su receta para superar el Covid-19

El ministro de Seguridad bonaerense aseguró ayers que se encuentra «muy bien», transitando el «quinto día» del coronavirus y aseguró que se aplicó unos «fármacos» que «tenía preparados» para evitar mayores complicaciones.

«El día que me hice el hisopado me dio positivo y a las pocas horas comencé con los síntomas. Pero como ya estaba preparado para esta situación, porque sabía que más temprano que tarde me iba a contagiar porque trabajamos en los lugares donde mayor circulación existe, inicié un protocolo y me coloqué todos los fármacos que me tenía que colocar acá en mi casa, solo, y amanecí sin ningún tipo de síntoma», detalló.

Cuando se le consultó qué medicación utilizó, el ministro bonaerense se limitó a decir que fue «todo inyectado, todo endovenoso y que tenía preparado porque es una persona de riesgo». Sobre esto último, recordó que contrajo dengue cuando intervino en el operativo que se implementó en 2009 frente al alud de Tartagal.

«Como buen soldado precavido tenía todo a mano e hice lo que tenía que hacer y hoy ya estoy en dos horas de gimnasia para recuperar el estado habitual. Lo único malo es que me acostumbre a dormir 8 horas por día y no sé como cortar ese mal habito», agregó.

Y cuando se le repreguntó qué se inyectó, Berni aclaró: «Esto no es una receta de cocina. Uno no trata enfermedades, trata enfermos, por lo tanto cada paciente, por más que la enfermedad sea la misma, tiene sus indicaciones, sus contraindicaciones y sus efectos adversos. Sería muy irresponsable de mi parte dar una sugerencia como esa. Lo que hice, lo hice porque sé lo que hago, porque lo estudié, porque soy docente universitario, tengo 32 años de práctica en la medicina y sabía cómo hacerlo».