El Ministerio de Educación de la Nación confirmó esta mañana su rechazo al protocolo que presentó la ciudad de Buenos Aires para que más de 5.000 alumnos regresen a las escuelas a tomar clases en medio de la pandemia de coronavirus.

El titular de la cartera educativa, Nicolás Trotta, anunció la decisión en una conferencia de prensa virtual desde el Ministerio y de este modo ratificó las versiones que se conocieron en la noche de este martes al respecto.

El rechazo obedece a motivos sanitarios, a causa de la circulación del coronavirus en el Área Metropolitana de Buenos Aires, y a razones pedagógicas, según se informó.

Rodríguez Larreta proyectaba una apertura progresiva de los espacios digitales en 634 escuelas a partir del 31 de agosto. Para ello había presentado un protocolo que permitía un máximo de 15 chicos a la vez usando las computadoras. Contemplaba el uso de tapaboca en todo momento. Antes de ingresar, control de temperatura tanto a chicos como a personal y tan solo se promovía el ingreso de estudiantes con turno previamente asignado. Según los cálculos oficiales, por turno el tope era de 9.450 alumnos sumando todas las escuelas.