El gobierno de Alberto Fernández prorrogó hasta fin de año el reintegro del 15% del valor de las compras que realizan con tarjeta de débito los jubilados, beneficiarios de la AUH, Asignación Universal por Embarazo y pensiones no contributivas. La medida, que entró en vigencia en febrero pasado y vencía el próximo lunes, formó parte del paquetes de acciones pensadas desde el Ejecutivo para motorizar la reactivación económica otorgando mayor holgadez financiera y así mejorar los niveles de consumo en los sectores que más postergados habían quedado durante los 4 años anteriores.

Por medio de la Resolución 4797/2020 de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) publicada este jueves en el Boletín Oficial, el Gobierno prorrogó la vigencia del programa hasta el próximo 31 de diciembre.

La devolución llega al 15% del valor de las compras realizadas con tarjeta de débito con un tope de hasta 1.400 pesos por mes.

Están excluidos del programa quienes perciban más de un beneficio asistencial o de la seguridad social (excepto los mencionados anteriormente), aquellos que “se encuentren obligados a tributar el impuesto sobre los bienes personales, siempre que dicha obligación no surja exclusivamente de la tenencia de un inmueble para vivienda única”; los que tengan “otros ingresos» por relación de dependencia o «que hayan sido declarados en el impuesto a las ganancias y/o en el régimen simplificado para pequeños contribuyentes” y las personas que estén “inscriptas en el Sistema Integral Previsional Argentino (SIPA) como trabajadores autónomos”.

La devolución se realiza a la cuenta bancaria en la cual se recibe habitualmente el beneficio de la Anses en las 24 horas siguientes a la realización de la compra en cualquier comercio minorista o mayorista que haya sido abonada con la tarjeta vinculada a esa misma cuenta en la que cada mes se percibe el pago de la Anses.