Durante la jornada de ayer se concretaron una serie de medidas en torno a la muerte de una madre y su hijo que tomó estado público el domingo, y conmocióno a la zona de Alpachiri.

Por este hecho tomó intervención el Ministerio Público Fiscal, a través de la Unidad Física de Deltios contra la integridad física, a cargo del doctor Miguel Varela.

Según indicaron las fuentes oficiales, la autopsia que se realizó sobre los cuerpos de las víctimas habría revelado que no se encontraron signos que evidencien la participación de terceros en las muertes de estas dos personas.

De acuerdo a los datos de criminalística recabados y el informe que arrojó dicha autopsia no se registran lesiones de tipo traumática que obedezcan a un accionar violento que involucre a otras personas.

Por otro lado, desde la fiscalía afirmaron que en el lugar del hecho se realizó la inspección ocular y se procedió a la toma de muestras que serán analizadas en el laboratorio.

Muerte y conmoción

El hecho se dio a conocer el domingo, cuando en una vivienda ubicada sobre la ruta 65, en el ingreso la localidad de Alpachiri, fue hallado el cuerpo sin vida de Ceferina Francisca Ortíz, de 48 años, que presentaba quemaduras que le habrían ocasionado la muerte. En un terreno baldío próximo a la propiedad encontraron ahorcado a su hijo: Ismael Benjamín Pereyra, (23).

Voceros judiciales afirmaron que además de las muestras tomadas en el lugar, se procedió a la recolección de testimonios de vecinos y familiares de los fallecidos.