Después de cuatro años y medio, Lázaro Báez dejará el Penal de Ezeiza. Seguirá privado de su libertad pero bajo la modalidad de arresto domiciliario, después de pedir ante la Cámara de Casación la morigeración señalando que no puede hacer frente a la fianza de 386 millones de pesos que le había fijado el Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) que lo juzga por lavado de dinero, para que se haga efectiva su excarcelación.

La Sala IV del Máximo Tribunal Penal resolvió concederle el beneficio del arresto en uno de sus domicilios.

Cuando la Cámara de Casación ordenó reducir la caución real, tuvo en cuenta que en dos causas por lavado conexas con «la ruta del dinero K», Báez cuenta con una excarcelación firme y también con una prisión domiciliaria firme, desde marzo de este año, «que fuera concedida al imputado por razones de salud y por el prolongado tiempo que lleva detenido en prisión preventiva, 4 años y 4 meses en prisión preventiva».

Los jueces del TOF 4 habían sostenido que Báez debía pagar una fianza de 632,5 millones de pesos para dejar la cárcel. Esto devino en un reclamo de la defensa, que dijo que el patrimonio del empresario K, valuado en U$S 205 millones, se encontraba embargado y no contaba con fondos para hacer frente a la caución.

Por eso el fiscal la redujo a $ 386 millones, que es la cifra que la Cámara de Casación terminó ordenándole al TOF 4 que dije como fianza.

Pero ante esta nueva cifra, la defensa de Lázaro Báez insistió que no tenía fondos para afrontar la caución de 386 millones de pesos, ya que todo su patrimonio se encuentra cautelado en diversas causas judiciales. Entonces, insistió con que le concedan el arresto domiciliario sin pagar ninguna fianza.

En su última resolución, el TOF 4 sostuvo que la morigeración de la detención ya fue rechazada en una resolución del 4 de agosto y que se sostenía ese mismo criterio, algo que los abogados del empresario K apelarán.

Una vez más, fue la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal la que resolvió sobre la situación, y decidió revocar la resolución del TOF 4 y conceder el arresto domiciliario a Lázaro Báez. Para obtener su excarcelación, deberá pagar la fianza fijada. Pero con la resolución de los camaristas, podrá seguir cumpliendo la prisión preventiva en el domicilio fijado ante la justicia.

La situación respecto a la libertad del ex socio comercial de la vicepresidenta es particular. El empresario contaba con tres estados diferentes respecto a su libertad, en las tres causas que lo mantuvieron detenido. En el expediente principal, La Ruta del Dinero K, cuenta desde diciembre de 2019 con un cese del arresto; sin embargo en el caso por la compra de un campo en Uruguay (El Entrevero), en marzo se le concedió el arresto domiciliario, pero seguía en la cárcel por un tercer expediente, la firma M&P, donde tenía prisión preventiva.

Por ello, en la causa M&P, una empresa supuestamente usada para lavar 200 millones de pesos, se dictó la excarcelación bajo caución real, la suma fue motivo de queja por parte de la defensa, que sostuvo que era de «imposible cumplimiento» al tratarse de una suma «exorbitante».

¿Por qué el multimillonario Báez no puede pagar la caución? Si bien el dueño de Austral Construcciones cuenta con 1.412 propiedades valuadas en U$S 205 millones, todo su patrimonio se encuentra embargado en siete causas que se encuentran en Comodoro Py. Los embargos superan los 12.000 millones de pesos. Ningún bien cautelado puede aplicarse a una caución real. Tampoco encuentra ningún ex socio que pueda salir como su garante y deposite el dinero exigido por la justicia.

En este punto surge otro debate. Si Báez llega a abonar dicha cifra, deberá explicar a la Justicia cómo la obtuvo, ya que todas sus cuentas bancarias y producidos financieros de sus empresas, están en manos de la Justicia, ya que todas las compañías están manejadas por interventores.