El Gobierno buscará esta semana retomar la agenda económica con dos iniciativas decisivas: el proyecto de Presupuesto 2021 con el que el Poder Ejecutivo reflejará lo que espera de la economía de la pospandemia y la iniciativa que cobrará un impuesto por única vez a los patrimonios superiores a los 200 millones de pesos, un texto que llegará impulsado por el jefe del bloque del Frente de Todos Máximo Kirchner.

El envío de la ley de gastos e ingresos está previsto para el martes 15, que es la fecha tope para la presentación en el Congreso. El proyecto prevé un déficit equivalente al 4,5% y un gasto del capital del 2,2% del Producto Bruto Interno, y contempla destinar más del 60% de los recursos a gastos sociales.

Además de establecer el detalle de gastos y recursos para el año siguiente, incluirá las previsiones de crecimiento del PBI, el valor del dólar y la evolución de la inflación. El primer proyecto de Presupuesto 2021 de la gestión del presidente Alberto Fernández que se presentará ante la Cámara de Diputados demandará al menos un mes de debate, en cuyo transcurso los funcionarios explicarán cada uno de los aspectos centrales, los datos macroecónomicos, los subsidios al transporte, las obras públicas y las relaciones con las provincias.

Además, junto con la sanción del proyecto de presupuesto se deberá sancionar la nueva ley de movilidad jubilatoria, donde se fijará cómo se actualizarán en 2021 las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares y por Hijo, a cuyo pago se destinan junto con los planes sociales más del 60% de los recursos previstos para el próximo año.

Martín Guzmán señaló este domingo que los cinco objetivos del Presupuesto son “inclusión social, que requiere crear trabajo; dinamismo, agregar valor a la producción; estabilidad, que requiere que el país a medida que se recupera genere condiciones para que las exportaciones crezcan y no volver a chocar con un problema de falta de dólares; equidad regional, para que el desarrollo sea federal, y soberanía económica”.

El jefe del Palacio de Hacienda ratificó que el déficit previsto será del 4,5% del PBI y dijo que “dentro de ello hay una redefinición de prioridades, porque el gasto de capital se duplica respecto del de 2019″. «Va a ser de 2,2% del producto, y este es un rubro fundamental para la recuperación, porque hay un multiplicador macroeconómico grande asociado a la expansión de la obra pública, que le permite al sector privado enfrentar un ambiente más vibrante en condiciones de demanda”, sostuvo.

Guzmán dijo por otra parte que se espera que “el financiamiento por parte del Banco Central vaya bajando, aunque no se va a poder prescindir del todo por un tiempo”. En una entrevista con el diario La Nación, agregó: “Por eso buscamos normalizar las finanzas públicas, ir reduciendo las necesidades de financiamiento por parte del Banco Central, e ir bajando la inflación, que es un objetivo central”.

Impuesto a las grandes fortunas: debate en comisiones
El mismo martes, la Cámara de Diputados dará el puntapié inicial del debate en comisión sobre el aporte extraordinario a las grandes fortunas, con participación de funcionarios de Anses. La comisión de Presupuesto y Hacienda, que preside el oficialista Carlos Heller, fue convocada a las 15.

La iniciativa tiene el impulso del jefe de bloque del Frente de Todos Máximo Kirchner, quien encomendó a Heller la redacción, la cual recibió el visto bueno de la Casa Rosada y del Ministerio de Economía. Será un aporte solidario por única vez y de forma extraordinaria, justificó el Gobierno, producto de la pandemia de coronavirus.

Alcanzará a personas con patrimonios declarados al 31 de diciembre de 2019 mayores de 200 millones de pesos, y según calculan los impulsores del proyecto, afectaría a un universo de aproximadamente 12.000 personas. La alícuota de la contribución varía entre el 2% y el 3,5%, con un escala progresiva en función del volumen patrimonial.

Para aquellos bienes y sumas patrimoniales que las personas alcanzadas tengan en el exterior, las alícuotas serán un 50% mayores. La mayor tasa, de 3,5%, alcanza a menos de 300 personas.

Se estima recaudar aproximadamente $300.000 millones, que se destinará a paliar los efectos de la pandemia, compra de insumos y equipamiento de salud, apoyar a pymes, urbanizar barrios populares, obras para el envasado de Gas Natural de YPF, y para financiar el relanzamiento del plan Progresar para estudiantes.

En la Cámara de Diputados, para lograr la aprobación se requiere una mayoría especial de 129 legisladores, que es el número necesario para el quorum. En principio, el oficialismo reuniría los votos suficientes con la ayuda de bloques opositores aliados, aunque no le sobra demasiado y deberá afinar las cuentas para garantizar el éxito.