El Ministerio de Educación, en articulación con el Espacio para la Memoria de la “Escuelita de Famaillá”, lanzó de manera virtual el Primer Centro Educativo del país especializado en Derechos Humanos que llevará el nombre de “Ana María Sosa”. Este espacio que tendrá sede en el Espacio para la Memoria, tendrá como objetivo elaborar e implementar estrategias pedagógicas para propiciar el ejercicio de una ciudadanía activa en defensa y promoción de los Derechos Humanos.

La jornada estuvo encabezada por el ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer y fue acompañada por el secretario de Derechos Humanos de Nación, Horacio Pietragalla; la directora nacional de Educación para los Derechos Humanos, Género y ESI, Celeste Adamoli; el director nacional de Sitios de Memoria, Norberto Berner; la directora ejecutiva del Instituto Nacional de Formación Docente, Mercedes Leal; la secretaria de Derechos Humanos de Tucumán, Érica Brunotto; la coordinadora General del Espacio para la Memoria y la Promoción de los Derechos Humanos La Escuelita de Famaillá, María Coronel; y el director de Asistencia Técnica Pedagógica del Ministerio de Educación (DATP), José Luis González. Lucía, Esteban y Diego Reynaga, hijos de Ana María Sosa, siguieron de cerca el acto.

Coordinadores de Espacios para la Memoria a nivel nacional; referentes de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, organismos de Derechos Humanos provinciales y regionales, sobrevivientes del ex Centro Clandestino de Detención; la rectora del Instituto Superior de Psicología Social, Josefina Racedo; equipos técnicos de la DATP; representantes de la Mesa de Consenso del Espacio para la Memoria de la Escuelita de Famaillá y trabajadores de ese espacio; miembros de la Universidad Nacional de Tucumán, la Universidad San Pablo T y el Ingenio Cultural también formaron parte de este encuentro virtual. El Ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, acompañó el encuentro virtual a través de un saludo. “Una iniciativa fundamental para poner en valor la política de Derechos Humanos que se lleva adelante en nuestro país que tiene que ser un orgullo para todos los argentinos. Voy a repetir tener siempre presente nuestro compromiso de memoria, verdad y justicia”, aseguró.

La creación del centro fue producto de un trabajo articulado entre la DATP y el Espacio de la Memoria con el fin de consolidar una democracia más igualitaria, como así también, profundizar políticas de Memoria, Verdad y Justicia. De esta manera, se otorgará un marco institucional a conversatorios, capacitaciones docentes, talleres y otras propuestas pedagógicas ampliando las acciones alrededor de la Pedagogía de la Memoria.