Martín Redrado, exdirector del Banco Central, habló luego de los anuncios del presidente de la entidad monetaria, Miguel Pesce, respecto de ajustar el cepo cambiario con más restricciones al dólar. «Es castigar a justos por pecadores», dijo.

«La medida de hoy vuelve a reprimir nuevamente a la demanda en lugar de ir por el camino de aumentar la oferta», dijo en diálogo con Radio Mitre. Y agregó: «Mañana los mercados van a reaccionar hacia el alza, porque se está restringiendo una vez más».

Asimismo, el economista explicó que hay dos medidas específicas: una es que al dólar solidario se le pone un impuesto adicional, «con lo cual genera un nuevo piso al dólar financiero»; y la otra, «muy grave», la cual obliga a las empresas que han tomado deuda con el exterior a reprogramarlas o restructurarlas. «Las empresas que debían plata sólo podrán pagar 40% de lo que deben. Y el otro 60% se tienen que sentar con bancos o inversores y refinanciar», sostuvo.

«Esto es realmente castigar a justos por pecadores. Hay muchas empresas argentinas que han invertido y han tenido un plan de crecimiento. Si algo quedaba de confianza, esto sin dudas es un golpe muy fuerte a esa credibilidad y, si alguna tenía crédito en la Argentina, que es una de las bases para volver a crecer, esto corta de cuajo cualquier posibilidad de llegada de dólares por esa vía. Sin dudas es un golpe a la posibilidad de un rebote que tenía la economía», dijo.

El anuncio de Pesce estableció que los gastos en dólares con tarjeta de crédito correrán a cuenta del cupo mensual de US$200 y las compras que excedan ese monto se cancelarán con el cupo de los siguientes meses hasta ser saldada la diferencia.

«Lamentablemete venimos con una política cambiaria y económica que no genera más oferta de divisas. El camino para salir es generar incentivo para que haya más dólares y no menos», remarcó Redrado.

Por último, el economista opinó: «Se debería bajar la brecha y no generar este tipo de medidas que lo único que generan es más incertidumbre. La Argentina necesita una hoja de ruta, no podemos inventar una cosa nueva todos los días. La incertidumbre es el peor enemigo que tiene la economía».