Dirigentes de Juntos por el Cambio salieron a criticar duramente, en las redes sociales, el allanamiento a la quinta de Mauricio Macri.

Fue después de que la Justicia allanara la quinta «Los Abrojos» del ex presidente en el marco de una denuncia por violación de la cuarentena y se llevaron los registros de las cámaras de seguridad.

«A Cristina la mueve el odio, y el Presidente ejecuta su orden. Si no, que expliquen cómo un juez manda a allanar la casa de @mauriciomacri por una cuarentena, cuando el propio Gobierno la niega por cadena nacional. Usen la energía para resolver problemas, no para sembrar odio», tuiteó Patricia Bullrich, titular del PRO.

«Allanamientos para unos, risas para otros. Lamentablemente la oposición no cuenta con los privilegios de @alferdez , que admite violar la cuarentena y no tiene consecuencias», escribió por su parte Cristian Ritondo.

​Ritondo subió el tuit acompañado de un fragmento de la entrevista que Alberto Fernández ofreció semanas atrás en Sobredosis de TV (C5N), cuando dijo al día siguiente, domingo, iba a almorzar «con gente que quiero».

Mario Negri, presidente del bloque de la UCR, apuntó: «El municipio de Malvinas Argentinas gobernado por el FdT pidió que investiguen si Macri violó la cuarentena por reunirse con tres intendentes opositores. ¿La Justicia investigará la reunión de Alberto Fernández con Moyano o solo se persiguen las reuniones de la oposición?».

Desde la Coalición Cívica también repudiaron el hecho. El diputado nacional Juan Manuel López escribió: «El derecho de reunión es básico en una democracia. Ni en el estado de sitio se puede limitar tanto la libertad. Quieren espiar al ex Presidente Macri, intimidarnos y desviar la atención del desmanejo de la economía. Lamentable».

Paula Oliveto, también de la CC, aportó: «Querer usar a la justicia para saber con quién se reúne Macri es proporcional a la debilidad del gobierno de Alberto Fernández. Nadie va a detener nuestra marcha. Fuerza @mauriciomacri».

El vicepresidente del PRO, Federico Angelini, sostuvo que la excusa utilizada “es que habría irrespetado el aislamiento social al reunirse con intendentes de Juntos por el Cambio. Semejante argumento solo sirve para disimular un mensaje revanchista y desmesurado, tanto en sus proporciones como en su contenido”, e instó a las autoridades nacionales “a mantener la coherencia necesaria que debe existir entre las palabras y los hechos”.

Fuentes judiciales detallaron que se trató de una «orden de presentación» para reclamar las cámaras de seguridad de la quinta, por la presunta violación de la cuarentena tras un viaje al exterior por parte del ex mandatario nacional, del que regresó el 3 de septiembre.

Según la denuncia, Macri se reunió con intendentes del PRO el 10 de septiembre en la quinta sin respetar los 14 días de aislamiento que son obligatorios al ingresar al país desde el exterior.

Macri había vuelto al país el jueves 3 de septiembre y el viernes 10 recibió en Los Abrojos a los intendentes de Juntos por el Cambio, Martín Yeza (Pinamar), Francisco Ratto (San Antonio de Areco) y Ezequiel Galli (Olavarría).