Llegó a su fin una historia de al menos 32 años de duración desarrollada en tres etapas: 1982-1983; 1986-1989 y 1991-2019. René Goane se marcha de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán. El vocal decano presentó ayer su dimisión al gobernador Juan Manzur. El desenlace acaece en una coyuntura delicada: Goane acumula siete meses de licencia por enfermedad y dos pedidos de destitución en trámite en la comisión de Juicio Político de la Legislatura. Estas circunstancias prevalecieron sobre la intención declarada del juez de dejar el máximo tribunal provincial “con los pies para adelante”.

La renuncia ingresó este jueves en el Poder Ejecutivo, pero pasó inadvertida en medio de la actividad proselitista. El gobernador tomó la novedad con soda o al menos ese fue el estado de ánimo que comunicó. “Ya la vamos a ver”, manifestó a este diario (se informa por separado). El paso al costado de Goane otorga a Manzur la oportunidad de nombrar a su segundo vocal en una Corte integrada por cinco miembros. No es poco si se considera que su antecesor, el senador José Alperovich, colocó a tres (Antonio Estofán, Claudia Sbdar y Daniel Posse) en 12 años de gestión, además de escoger al ministro público fiscal Edmundo Jiménez. En la primera ocasión que se le presentó -hace menos de nueve meses-, Manzur se inclinó por quien era hasta entonces su fiscal de Estado, Daniel Leiva. Previamente, el mandatario había elegido al ex fiscal Washington Navarro Dávila como ministro público de la Defensa e integrante de la Junta Electoral Provincial.

La aceptación de la dimisión obligará a archivar los pedidos de destitución del vocal en trámite en la Legislatura.

 

Fuente: La Gaceta