El hospital público de Villa Regina, en Río Negro, está de luto por la pérdida de Mariela Romero, una enfermera de la institución que murió por coronavirus apenas días después dar a luz a su primer hijo. Luego de someterse a una cesárea el viernes de la semana pasada, su salud desmejoró rápidamente producto de la enfermedad y requirió oxígeno. Sin embargo, ni el centro de salud ni otros establecimientos cercanos contaban con camas disponibles, por lo que debió esperar varias horas en la guardia hasta ser trasladada. Finalmente, murió el último miércoles en el hospital Francisco López Lima, de la ciudad de General Roca.

Sandra Salazar, compañera de Mariela, contó que la enfermera llevaba su embarazo a término cuando se le detectó la enfermedad. También dijo que desde hacía meses contaba con una licencia por maternidad y trabajaba desde su casa, por lo que se desconoce cómo se contagió.

“El viernes la trasladaron al hospital de Villa Regina por trabajo de parto a las 23 y a la madrugada se le hizo una cesárea. Tuvo a su bebé en buen estado de salud y COVID negativo. Pero ella se quedó en la guardia, porque no había camas disponibles”, relató.

En ese contexto, el cuadro de Mariela a causa del coronavirus empeoró y la mujer sufrió una descompensación, por lo que los médicos pidieron su traslado a otro centro de salud local. Sin embargo, la derivación demoró varias horas. «Los hospitales más cercanos eran el de Roca y Cipolletti, pero tampoco había camas. Por eso, el personal continuó asistiéndola hasta que pudo ser llevada a Roca, donde finalmente falleció”, explicó Salazar.

Una vez confirmada la noticia, trabajadores del hospital de Villa Regina realizaron una marcha para denunciar el caso. Asimismo, las entidades ATE y UPCN solicitaron una investigación interna para determinar responsabilidades. “Acá hubo abandono y desidia por parte del Estado”, señalaron desde la primera asociación.

Al ser consultada acerca de la salud del bebé y sobre quién se hará cargo del mismo tras la muerte de su madre, Salazar explicó: “El marido también tiene coronavirus y está internado, pero evoluciona bien. Sin embargo, anoche (por el domingo) falleció la mamá de Mariela, que estaba con COVID en terapia intensiva».

Ante esta situación, dijo que el recién nacido quedó al cuidado de una colega y amiga de la enfermera, y añadió: “Se encuentra en buen estado de salud”.

Finalmente, cerró la entrevista con una solicitud al Gobierno, en un contexto de aumento de casos en el interior del país que afecta particularmente a Río Negro. “Pedimos al Estado mayor presencia en el sistema de salud para que no nos pase de no tener camas disponibles. O que se active un avión sanitario para actuar en los casos de emergencia, porque es muy triste lo que nos está pasando. El sistema de salud está colapsado”, aseguró.