La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, apuntó este jueves contra la Policía de la Ciudad por el crimen de Juan Pablo Roldán, el inspector de la Federal asesinado en el barrio porteño de Palermo, y aseguró que la víctima fue a resolver un problema «por omisión de otros actores» ya que la fuerza porteña «tuvo miedo de intervenir».

«La reflexión es por qué no apareció en algún momento el SAME, por qué no se dio intervención a través del 911 a la Policía de la Ciudad y a los profesionales que atienden estas circunstancias. Un enfermo mental debe ser atendido. Se sabe que puede dañarse a sí mismo o a otros. Hay que preguntarse qué pasa con un enfermo mental en la Ciudad de Buenos Aires», planteó sobre Rodrigo Roza, el atacante de Roldán, un hombre con problemas psiquiátricos que sufría esquizofrenia.

«El secretario de Seguridad porteño (Marcelo D’ Alessandro) debería explicar por qué tenían tanto miedo de intervenir. Capaz no sabían que hacer», disparó, en una entrevista con el diario La Nación.

Luego, en diálogo con radio Con Vos, la funcionaria señaló que «en el vídeo del hecho se ve que había policías de la Ciudad en el lugar». «El policía que murió era de la Montada y corrió 200 metros para llegar cuando había un patrullero de la Policía de la Ciudad» a pocos metros, agregó.

«¿Por qué la Policía de la Ciudad no actuó? Es una reflexión técnica, porque la Policía Federal no tiene competencias sobre los ciudadanos de la Ciudad. Hay que poner esto en juego; la Policía que tiene que actuar en esta situación es la Ciudad, no la Federal. La Federal va a resolver un problema por omisión de otros actores. Decir otra cosa es correr el eje del problema», sentenció.

La ministra explicó que el atacante, que también murió, «era un enfermo mental, y un enfermo mental no es lisa y llanamente un delincuente, sino una persona que está fuera de sí y no responde a patrones normales de comportamiento».

«Por eso la situación es más difícil de resolver. Durante un brote psicótico alguien es capaz de levantar la mesada de la cocina. El atacante era una persona conocida en el barrio, por lo que es posible que Roldán lo conociera. Es muy difícil para la Policía lidiar con algo así», reflexionó la antropóloga.

E insistió: «Las fuerzas federales están dedicadas al delito complejo, al crimen organizado, son auxiliares de la justicia federal y no se ocupan de delitos ordinarios ni de seguridad ciudadana en la Ciudad de Buenos Aires».

El debate sobre las Taser
El crimen de Roldán reavivó la interna de Frederic con el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, y el debate sobre el protocolo de uso de las pistolas Taser en casos de esta naturaleza.

Consultada al respecto, Frederic explicó que «en febrero de este año llegaron al ministerio de Seguridad 100 pistolas Taser, no 300 como dicen».

«En diciembre de 2019 yo derogué el protocolo porque tenía una ambigüedad e indefinición que hacía imposible actuar. Es falso que las Taser son no letales, sino que son menos letales. El trabajo de seguridad ciudadana en la Ciudad lo hace la Policía de la Ciudad, no la Federal. No entiendo por qué la Policía de la Ciudad no tiene Taser. Lo de la discusión filosófica sobre las Taser forma parte de las fake news», sentenció.

Respecto de los discursos «mano dura», la funcionaria dijo que «hay un Código Penal que rige en acción y se instala el principio de legítima defensa, por lo que es la Justicia la que termina definiendo» cada caso.

«En nuestra gestión ha habido muchos episodios en los que terminó un delincuente muerto y no tenemos a nadie procesado ni preso; solo un gendarme. Otras veces la Justicia define otra cosa, pero es el Código Penal que tenemos. No podemos hacer nada con eso», justificó.

Por último, sobre las declaraciones de la anterior encargada del área, Patricia Bullrich, Frederic señaló que «hay que evaluar a los funcionarios por sus acciones; no por sus palabras». «Los datos que tenemos muestran que entre 2018 y 2019, con Cambiemos, creció el delito en un 12,6 por ciento. Hay que empezar a medir las políticas en función de los datos», sumó.

También habló de Berni: «El ministro de la Provincia fue elegido por el gobernador. La relación es de un trabajo que terminó de configurarse al momento en que empezamos a coordinar mejor nuestro apoyo a la Provincia. No recibí ningún pedido de Berni para entregarle las Taser. Nosotros las estamos usando en fuerzas especiales, que son 100. Si quieren comprar Taser entiendo que lo pueden hacer».