Entre el último día de diciembre de 2018 y el 31 de marzo pasado, es decir, en sólo 15 meses, la pobreza en el Gran Tucumán se disparó casi 10 puntos porcentuales.

De acuerdo a datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), 2018 había cerrado con un 32,2% de tucumanos pobres. Hace menos de una hora, el organismo publicó los datos del primer trimestre de este año, y el Gran Tucumán registra un 41,5% de pobreza.

En cantidad de ciudadanos, esta diferencia implica que durante esos 15 meses, 83.266 tucumanos cayeron por debajo de la linea de pobreza. La cifra sale del cálculo del porcentaje de la cantidad de habitantes del Gran Tucumán (899.154), utilizada por el Indec.

A fines de 2018, ese 32,2% de pobreza implicaba 289.528 personas; el 41,5% del primer trimestre del año en curso significa 372.794 tucumanos, que no cuentan con los ingresos suficientes para adquirir la alimentación, servicios básicos e indumentaria. De estos, 73.130, incluso, no tienen dinero ni siquiera para alimentarse todos los días, lo que marca la línea de indigencia.

Resulta pertinente precisar que el período relevado este año por el Indec sólo abarca un puñado de días de la cuarentena decretada por el Gobierno nacional para menguar la circulación del coronavirus. El Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio comenzó a regir el 20 de marzo. Las medidas restrictivas que se implementaron generaron un fuerte impacto negativo en la economía, por lo que cabe esperar que el porcentaje de pobreza se dispare durante los próximos informes del Indec.

La indigencia en aquellos 15 meses también registró un salto importante. De un 3,7% con el cual había cerrado 2018 pasó a un 8,1% para el primer trimestre del año en curso.

Fuente: La Gaceta