“Yo salí a guardar la camioneta, no salí a matar”. La frase pertenece a Gerardo, el panadero que el sábado mató a tiros a uno de los cuatro delincuentes que lo asaltaron en el partido bonaerense de La Matanza. Todavía conmocionado por lo que ocurrió, el hombre habló esta mañana con los medios y aseguró que está arrepentido de lo que hizo.

En diálogo con el programa Nosotros a la Mañana (El Trece), el protagonista del violento episodio remarcó que no recuerda prácticamente nada de ese momento e incluso reconoce que no sabe de dónde sacó el coraje para enfrentarse con los ladrones. Su única certeza es que no tuvo la intención de matar. “Tuve cuatro armas frente a mi”, señaló, y el miedo de que lastimaran a alguno de sus hijos hizo el resto.

“Estoy destruido, me arruinaron la vida”, se lamentó. De acuerdo a su relato no puede dormir desde que ocurrió el hecho y pasa las noches sentado en una silla encerrado adentro de su negocio. “Mi hija mayor me ve y llora”, agregó.

Más temprano su esposa denunció también que reciben amenazas por Facebook y aseguró que ella y su familia tienen “mucho miedo”. “Que van a venir a reventar la casa del panadero, que me van a prender fuego la casa, que vamos a linchar a tu marido, esas cosas salen por Facebook”, fueron algunas de las intimidaciones que recibió en las redes sociales, según contó a TN Vanesa, la mujer del comerciante de 36 años.

Entre lágrimas y con desesperación en la voz, la mujer sostuvo que en su familia están todos “muy nerviosos” y que tienen “mucho miedo”, por lo que en las últimas horas decidieron abandonar su casa de Rafael Castillo.

“Me gustaría bajar la persiana e irme pero estoy obligada a abrir el negocio porque sino no como”, explicó entonces Vanesa, que después del traumático episodio volvió a abrir su panadería este fin de semana. Sin embargo, manifestó que ni su marido ni sus hijos pudieron dormir desde entonces y que lo único que quieren es que “los dejen tranquilos”.

Este no fue el primer hecho de inseguridad que sufrió la familia. Según relató la mujer, en febrero entraron ladrones a su casa y mataron a sus dos perros. Incluso, agregó, este viernes escucharon “cuatro disparos” en la zona y remarcó que no hay horarios para los robos. “A toda hora te roban”, aseguró.

Al ser consultada en particular sobre el día del intento de robo, recordó que todo sucedió cuando su esposo “estaba terminando de lavar la camioneta e iba salir a dar una vuelta con su hijo y se le aparecieron los cuatro delincuentes armados y otro, un quinto, que los estaba esperando en la otra cuadra”.

En base al testimonio de los testigos, el panadero se bajó entonces del vehículo y forcejeó con uno de los ladrones, al que logró desarmar. Fue así como con el arma del delincuente mató a uno de sus cómplices. “Él es inocente, él se defendió”, remarcó Vanesa.

Los otros dos delincuentes escaparon a los tiros, mientras que el sujeto que había forcejeado con el panadero, tras quedarse sin su arma, fue reducido a golpes por vecinos del lugar. Según indicaron fuentes cercanas a la causa tanto el detenido como el joven que murió tenían 17 años y antecedentes penales.

La causa es investigada por el fiscal Emilio Spatafora, del Fuero Penal de Responsabilidad Juvenil del Departamento Judicial La Matanza, quien por el momento no tomó ninguna medida restrictiva de la libertad para el comerciante asaltado por considerar que actuó en su legítima defensa.