La titular de las Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, criticó al canciller Felipe Solá por haber votado en nombre del Gobierno nacional a favor de condenar la violación a los Derechos Humanos en Venezuela, ante la ONU.

«Le quiero pedir perdón al pueblo de Venezuela, a Maduro y también a Néstor y a Chávez, que nos dio una mano cuando nadie nos daba, nos dio dinero, lo ayudó a Néstor. Y Néstor lo quería y los respetaba mucho a Chávez y al pueblo de Venezuela», dijo Hebe en declaraciones a Somos Radio.

Allí habló apenas durante unos tres minutos, sin interrupciones. Y en ese tiempo no mencionó a Alberto Fernández, pero sí descargó contra Felipe Solá, su hombre en relaciones exteriores.

«Estoy avergonzada de lo que hicieron ayer, avergonzada del canciller que es un tipo que no sabe dónde está parado ni qué es lo que está representando», afirmó la representante de las Madres.

De Bonafini se sumó así a Alicia Castro, quien renunció a ser la embajadora del gobierno en Rusia, y a Luis D’Elía, que más temprano condenó la postura de Argentina en la ONU contra Venezuela.

«No sé cómo pedirles perdón y disculpas. Ellos recibieron a tantos argentinos que se iban del país cuando la dictadura los corrió y con qué amor. Desde esa época que voy a Venezuela. En el 78 fui por primera vez. Conozco a ese pueblo, lo que sufrió y lo que le dio Chávez. Y lo conozco a Maduro y lo que está haciendo para sostener a ese gobierno que lo quiere sacar», agregó.

Y terminó extendiendo el pedido de disculpas «en nombre de las Madres y en nombre de millones de argentinos» que a raíz de esto están «avergonzados de tener a semejante canciller».

Argentina votó el martes, junto a otros 21 países, a favor de que la «Misión internacional independiente de determinación de los hechos sobre la República Bolivariana de Venezuela» creada en septiembre de 2019 por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, pueda seguir trabajando en Caracas y ratificó el trabajo que la misión hizo hasta el momento. En esa votación hubo 22 abstenciones y 3 países que se pronunciaron en contra.