Luego de una jornada complicada ayer, que incluyo bloqueo de calles con colectivos instalados en distintas partes del microcentro tucumano, los choferes de UTA mantienen el paro pero dejando de lado esa modalidad que fue cuestionada por los usuarios.

Ayer desde el Gobierno de Tucumán, confirmaron que se realizó el depósito de los fondos correspondientes a los subsidios provinciales del mes en curso. Ese dinero servirá para que las empresas de transporte nucleadas en AETAT cancelen la deuda del mes de agosto con los trabajadores.

Los empresarios siguen esperando la llegada de los subsidios nacionales que están retrasados. AETAT ayer criticó la postura de los choferes de bloquear las calles de la ciudad, y presentó una denuncia por retención de las unidades de colectivos. Luis García, representante de AETAT, calificó ayer en LV12 de «sorpresivo y salvaje» el paro y modo de protesta de UTA.

«Hasta el momento venimos consiguiendo soluciones paulatinas y no una solución de fondo. Acá hay una realidad, nosotros necesitamos cobrar», aseguró por su parte, Alfonso Canuto de UTA. «El derecho a peticionar y el derecho a la huelga tiene un límite. Y el límite es en el medio de una pandemia como la que estamos atravesando, sitiar la ciudad y colocar las unidades en las calles poniendo en riesgo a la población y además perjudicando también las situaciones sanitarias y de circulación», había manifestado ayer sobre el conflicto en el transporte, la ministra de Gobierno y Justicia, Carolina Vargas Aignasse.

El Gobierno provincial le pidió al gremio de UTA que retire los colectivos de las calles, solicitud que fue aceptada por los choferes que durante la tarde de ayer finalmente sacaron las unidades del microcentro.

Pero de todas maneras, esperando que se abonen los sueldos correspondientes al mes de septiembre, UTA continuará con la medida de fuerza.