La oposición celebró la masividad que tuvieron ayer las marchas convocadas por redes sociales y por algunos dirigentes de Juntos por el Cambio. Decenas de miles de personas marcharon en distintos puntos del país con consignas contra la gestión del Gobierno ante la pandemia y contra la agenda política, principalmente la reforma judicial. El oficialismo, en ese sentido, criticó las manifestaciones y las tildó de “irracionales”.

El “banderazo” del #12O, como fue bautizado en redes sociales, contuvo el reclamo de un amplio sector opositor al Frente de Todos, con distintas consignas. El abanico de reclamos fue variado, pero encabezaron las quejas a las investigaciones por corrupción de funcionarios del Gobierno kirchnerista, principalmente de la vicepresidenta Cristina Kirchner.

En ese sentido, la reforma judicial enviada al Congreso y el proyecto sancionado por el Senado para dar marcha atrás con los traslados de los tres magistrados involucrados con investigaciones en causas de la vicepresidenta, ocuparon los lugares principales entre las consignas de la manifestación. La crisis económica en medio de la pandemia y la extensión de la cuarentena también fueron objeto de reclamo.

El éxito de la convocatoria fue celebrada por Juntos por el Cambio. El propio expresidente Mauricio Macri dijo sobre la masividad de la marcha en Desde el llano: «Es la razón por la cual siendo pesimistas tenemos que ser optimistas por los próximos años. Se ve más movilización, más convicción, más coraje. Se ve la decisión del pueblo argentino de salir adelante. Las consignas son: no al atropello y sí a la libertad”.

Una de las figuras que impulsó la convocatoria fue la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, que expresó que el “banderazo” fue para pedir “por la economía, la salud, la educación y la libertad de los argentinos”. En medio de la protesta, la referente opositora aseguró que la misma era “impresionante”. “Estamos muy contentos de haber visto a tanta gente con banderas argentinas”, sostuvo.

En otro punto del centro porteño, Hernán Lombardi, exfuncionario del Gobierno de Macri, señaló que de todas las consignas que se escucharon en la marcha “lo que unificó todo es el deseo de salir de una agenda que el Gobierno se mira a sí mismo y mira a los intereses de la impunidad de la vicepresidenta». «Pongamos en agenda el trabajo, lo que está pasando en todo el país es que nos estamos quedando sin trabajo, sin empresas”, apuntó.

“Hay una agenda permanente del Gobierno prácticamente de agresión, ahora nos enteramos de esta nueva situación sobre la libertad de prensa, que es una locura (en referencia al observatorio Nodio). Todos los días nos levantamos con una sorpresa nueva”, cuestionó el exministro de Medios Públicos en diálogo con TN.

Por su parte, el senador radical Martín Lousteau se expresó a través de Twitter, en donde señaló que “si la política pierde el rumbo, la ciudadanía se moviliza para recordárselo”. “Ojalá estas protestas que se repiten sean un llamado de atención para funcionar de otra manera”, escribió.

Por el contrario, el Gobierno cuestionó el “banderazo” opositor por considerarlo “una muestra más de la irracionalidad” de un sector, y condenó la inclusión de la casa de Cristina Kirchner entre los puntos de convocatoria de la protesta.

“Disentir con un gobierno es parte de la democracia. Movilizarse, aun con el riesgo que implica en una pandemia, también”, expresó Alberto Fernández. Sin embargo agregó: “Pero promover una convocatoria a una protesta en el domicilio de una persona solo fomenta la grieta y daña esa convivencia democrática”.

«Repudiamos que se difunda como punto de protesta el domicilio de la vicepresidenta Cristina Kirchner”, publicó por su parte el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. En ese contexto, pidió a la oposición que “se exprese contra estas prácticas peligrosas y tome el camino del diálogo democrático y la sensatez”. En tanto, el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, afirmó: “Es muy claro que no defienden la República ni respetan las instituciones, son los profetas del odio”.

Por su parte, el ministro de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza, rechazó el “banderazo” opositor, y consideró que es “una muestra más de la irracionalidad” de un sector. “Hay grupos que son parte del terraplanismo político con gente con cierto grado de intelectualidad pero un alto nivel de irracionalidad”, resaltó el funcionario nacional en declaraciones radiales.