En el marco del avance de incendios que azota a gran parte de la Argentina, el Gobierno otorgará 10 mil pesos a los trabajadores de parque nacionales que se encuentran luchando para apagarlos. “En los últimos meses, estos incendios masivos y reiterados, en distintas zonas críticas de la Argentina han adquirido una dimensión alarmante y representan una grave amenaza para el ambiente y sus ecosistemas, así como para el patrimonio, la salud y la vida de las personas”, justificó el Poder Ejecutivo.

Lo resolvió la Administración Nacional de Parques Nacionales a través de un decreto que lleva la firma del presidente Alberto Fernández, del jefe de Gabinete Santiago Cafiero y del Ministro de Ambiente, Juan Cabandié.

En efecto, en el Decreto 796/2020 que fue publicado este martes en el Boletín Oficial, se anunció que se otorgarán a los trabajadores y las trabajadoras de parques nacionales “que presten servicios de combate de incendios, el pago, en forma temporal, de una asignación estímulo a la efectiva prestación de servicios, de carácter no remunerativa. Dicha asignación consistirá en el pago de $ 10.000 por mes, correspondiente a las tareas prestadas o a prestarse en los meses de octubre, noviembre y diciembre del corriente año, y la misma estará a cargo del Estado nacional».

No obstante se aclaró que “el pago estará sujeto a la efectiva prestación de servicios”. Si durante el período establecido el trabajador o la trabajadora no hubieren prestado tareas, total o parcialmente, en forma justificada, “la suma a abonar se ajustará proporcionalmente a la efectiva prestación del servicio, con excepción de los casos en los que la licencia fuera consecuencia del desempeño de los servicios prestados en el combate de incendios, en cuyo caso recibirán la asignación completa”, se precisó.

Entre los considerando se hizo hincapié en “la creciente cantidad de focos de incendios forestales, rurales, de pastizales y de interfase en nuestro país” que “constituye un preocupante fenómeno multi causal que demanda la adopción de medidas inmediatas a través de la máxima coordinación y cooperación entre los distintos Organismos a quienes esta temática les resulta transversal”.

“En los últimos meses, estos incendios masivos y reiterados, en distintas zonas críticas de la Argentina han adquirido una dimensión alarmante y representan una grave amenaza para el ambiente y sus ecosistemas, así como para el patrimonio, la salud y la vida de las personas”, advirtió el Gobierno.

“A pesar de los importantes esfuerzos locales y nacionales, la gravedad de la situación descripta se ha acrecentado a la par de las condiciones meteorológicas adversas que han resultado desalentadoras al momento de combatir los incendios, lo que ha implicado un incremento de los pasivos ambientales generados y de los bienes y las personas damnificadas”. En ese sentido se justificó la medida de estimulo a “la labor que deben desarrollar los trabajadores” que se encuentran abocados a la tareas de combatir las llamas.

Según el último reporte del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, del último viernes, los focos de incendios persistían en nueve provincias. Hace una semana se registraban 14 distritos afectados por el fuego. En total, en lo que va del año los incendios forestales arrasaron con más de 430 mil hectáreas.