Un bombero de la Policía de la Ciudad esperaba el colectivo en una parada de la localidad bonaerense de Moreno cuando lo sorprendió un adolescente, armado con un revólver calibre .22, y le exigió sus pertenencias.

La víctima estaba vestido de civil en la esquina de las calles Casacuberta y General Aráoz de Lamadrid, e iba a trabajar. Al verse amenazado, se identificó, desenfundó su arma reglamentaria y abrió fuego.

Los disparos fueron al menos tres e impactaron en el tórax, el abdomen y en una de las piernas del joven, que fue trasladado a un hospital de la zona y quedó internado aunque fuera de peligro. En tanto, el agente salió ileso del incidente.

Según indicó Télam, el fiscal a cargo de la investigación, Gabriel López, liberó al bombero pocas horas después del hecho y se espera que le tome declaración indagatoria el próximo jueves por el delito de “homicidio mediando legítima defensa en grado de tentativa” en la sede de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 del Departamento Judicial de Moreno-General Rodríguez.

El brutal asalto de motochorros en Moreno
Unas horas antes en la calle Centenario al 1700 de esa misma localidad bonaerense, una joven de 24 años que volvía a su casa de comprar el pan fue interceptada por dos motochorros que quisieron arrebatarle el celular, la arrastraron por la calle y un vecino que pasaba con su auto por el lugar la atropelló.

“Mi hermana pasó por el quirófano”, contó este mediodía Selena, en diálogo con Noticiero 13. Según el diagnóstico que hicieron los médicos del Hospital Álvarez, a donde fue trasladada de urgencia, ingresó con una fractura en el brazo, contusiones en la cabeza y golpes en todo el cuerpo. Permanece internada con traumatismo de cráneo.

En medio de la conmoción, Tomás, el hombre que atropelló a Brenda Gutiérrez, habló con los medios y explicó: “Cuando bajé del auto lo primero que vi fue a Brenda. Me puse muy mal por ella. Le pido disculpas a su familia”.

De acuerdo a su relato, perdió el control del auto en su afán de esquivar los disparos de los motochorros: “Yo quería frenar. Cuando escuché el primer disparo, aceleré”.

También en Moreno, hace menos de una semana una mujer fue sorprendida por una pareja de delincuentes este mientras limpiaba su negocio, un almacén de la localidad bonaerense de Moreno. Le exigieron dinero y ella entregó los cerca de 10 mil pesos que tenía en ese momento en la caja. Pero igual, antes de escapar la prendieron fuego y casi la matan.