El director de Informática y Comunicaciones del Siprosa, ingeniero Omar Abraham, oficializó en sala de Covid-19 del hospital Centro de Salud, la incorporación de un robot que permitirá el monitoreo constante de pacientes con coronavirus, reduciendo la exposición del personal de salud.

El robot, con el que se contaba originalmente para videoconferencias y que se reprogramó para la atención en pandemia, cuenta con un monomotor que le permite trasladarse y girar cómodamente en la superficie donde se lo destine. En el área superior tiene una cámara mediante la cual los profesionales médicos pueden visualizar los monitores multiparamétricos o lo que consideren importante evaluar en los pacientes.

La tecnología cuenta además con un intercomunicador que le permite hablar y se puede comandar desde las salas anexas o a distancia: “Esto facilita la atención en el caso de que algún médico tenga que trabajar desde casa, sea porque está fuera de turno o por una cuestión de comorbilidad o cualquier inconveniente que no le permita estar en el hospital”, comentó Abraham.

«Tiene una autonomía de 6 horas, se recarga rápidamente después de eso y puede volver a estar en uso. Permite minimizar los costos de materiales de protección personal y limitar el acceso a las salas con pacientes Covid», explicó el referente, en tanto destacó que esta es una herramienta más de tecnología que colabora en el manejo de la actual situación de pandemia.

Sostuvo que todo el equipamiento tecnológico con el que el sistema cuenta- desde cámaras de seguridad que ahora se están destinando también a la visualización de sala Covid, como el robot que estaba inicialmente pensando para videoconferencias y ahora se refuncionalizó, se está adaptando para el control general de los pacientes.

Por su parte el infectólogo y subdirector técnico del hospital Centro de Salud, doctor Mario Raya, señaló que «este robot, al poder ingresar a la terapia intensiva, nos sirve para una comunicación online con distintos profesionales para hacer interconsulta. Puede ser incluso un paciente Covid positivo con otra patología, que requiera de un especialista externo al hospital y ahora podremos darle respuesta rápidamente. También es una gran ayuda para monitorizar las 24 horas a los pacientes Covid, que de igual manera siempre estarán observados por terapistas”, afirmó.

El robot carga el relevamiento que el profesional realiza, luego a través de él se puede hacer revista de sala y los médicos de otros turnos o desde sus casas pueden observar la evolución constante de los pacientes. “Esto representa a su vez un ahorro en elementos de protección personal porque el robot está de forma constante en movimiento dentro de la terapia, entonces el profesional puede hacer una revista e ir viendo los monitores multiparamétricos, los respiradores, todas las condiciones que tiene el paciente, sin necesidad de ingresar”.

Cabe aclarar, destacó Raya, que de requerirse el profesional ingresa a la sala y actúa, pero enfatizó que la incorporación hace las veces de un profesional tecnológico que colabora con la observación constante y el cuidado de los pacientes.

“El ingeniero Abraham capacitó a los profesionales de los distintos turnos en el uso de esta tecnología de alta sensibilidad, cuyo manejo requiere de ciertos cuidados. Cuando el robot sale de la sala de Covid es sanitizado con amonio cuaternario, un líquido especial que permite que quede limpio de bacterias y virus, y luego puede ser trasladado a otro lugar que se requiera para los controles”, finalizó.