Un cabo de la Policía Federal Argentina (PFA) fue asesinado a balazos por cuatro delincuentes que intentaron robar en una heladería en Ramos Mejía este miércoles por la noche.

Diego Digiácomo, de 29 años, recibió un disparo en el pecho y otro en una pierna al enfrentarse con los ladrones. Fue trasladado de urgencia al Policlínico de San Justo, donde murió minutos después.

El hecho ocurrió en la sucursal de la heladería “Bianca”, ubicada en la esquina de Pedro Bonifacio Palacios y Bolivar. Según relataron testigos, los delincuentes, que se movilizaban en un auto Volkswagen Golf color azul, quisieron asaltar a una pareja que entraba al negocio.

Allí se encontraron Digiácomo, que estaba de franco de servicio, vestido de civil y, al parecer, era conocido del dueño. De acuerdo con el relato de los testigos, el agente quiso evitar el robo. Hubo al menos 15 disparos y los delincuentes lograron escapar tras herir al oficial.

Los investigadores vincularon este episodio con otro asalto ocurrido hace cuatro días y que tuvo como protagonista a cuatro delincuentes que se movilizaban en un Golf azul. En aquella ocasión, robaron en la cervecería “Abarloar”, ubicada en la Avenida San Martin 2202, Lomas del Mirador, y escaparon. Se busca determinar si fueron los mismos individuos que mataron al policía ayer.

Los investigadores relevaron las cámaras de seguridad del comercio para identificar a los delincuentes y no descartan que alguno de ellos haya sido herido durante el tiroteo con Digiácomo.

Interviene en la causa el fiscal Marcos Borghi, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios Dolosos del Departamento Judicial de La Matanza, quien dispuso la presencia en la escena del crimen de la Policía Científica y de los detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de esa jurisdicción.