“No hay ningún conflicto entre Uruguay y Argentina, ni entre Luis Lacalle Pou y yo”, aseguró el presidente Alberto Fernández. Atribuyó las versiones de malestar entre ambos gobiernos a “cosas que a veces plantean los que hacen análisis políticos”.

El mandatario dijo que la “admiración” que siente por el expresidente de Uruguay José “Pepe” Mujica y su simpatía por el Frente Amplio, partido opositor a Lacalle Pou, no generan “diferencias» con su par. Sostuvo que Lacalle Pou “es el presidente que eligieron los uruguayos” y que tiene “respecto y afecto” por él. Remarcó que deben “trabajar los más juntos” posible.

Planteó que “ningún argentino puede estar mal con Uruguay” porque “ninguno puede darse semejante lujo”. Aseguró que no tiene “ningún motivo” para eso y que tampoco tiene conflictos con Lacalle Pou, al hablar en una entrevista al programa de TV La letra chica, de Uruguay.

Luego afirmó: “La familia Lacalle es una familia a la que conozco y quiero. Con Luis tengo menos trato, pero me merece respeto y afecto”. Además definió al canciller de Uruguay Francisco “Pancho” Bustillo como su amigo y dijo que se encontró con él en Madrid, cuando el diplomático fue embajador en España.

Elogió a Mujica, al que consideró como “uno de los hombres más grandes que ha dado la política de Latinoamérica». «Te necesitamos mucho, Pepe, y las nuevas generaciones no sabés cuánto te necesitan”, dijo el Presidente.

Destacó que al exmandatario de Uruguay sostuvo que “lo mejor en la vida es andar ligero de equipaje, porque cuando uno tiene le empieza a dedicar tiempo, y cuando uno menos tiene, es feliz con menos”. Señaló que ese pensamiento es “una gran enseñanza ética y moral”.

Las diferencias con Uruguay

En la campaña de las elecciones en Uruguay Fernández le expresó su respaldo a Daniel Martínez, postulante del Frente Amplio que perdió contra el candidato del Partido Nacional. Luego el Presidente no viajó a Montevideo el 1° de marzo para la asunción de Lacalle Pou, al plantear que se superponía con el acto de apertura de sesiones ordinarias del Congreso de la Nación.

Por otro lado Uruguay respaldó la elección de Mauricio Claver-Carone, candidato de los Estados Unidos, para la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Mientras que el Gobierno se abstuvo en la votación y desistió de la postulación del secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia Gustavo Béliz para la titularidad del BID, por falta de apoyo.

El gobierno de Lacalle Pou además dispuso beneficios fiscales para los extranjeros que se radiquen e inviertan en ese país, lo que atrajo a muchos argentinos de alto poder adquisitivo. El canciller Felipe Solá dijo que no vieron “un éxodo” hacia ese país y que solo se trata de “un grupo chico de argentinos bastante ricos que no tienen problema en vivir acá o en cualquier lado del mundo”.