La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, se refirió a los dichos del expresidente Mauricio Macri que pidió a los dirigentes de Juntos por el Cambio que no cometan un parricidio al intentar alejarlo de la fuerza política que él lidera tras haber perdido las elecciones presidenciales de 2019.

“La historia de la Argentina muestra que a aquellos que quisieron hacer parricidio no les fue bien”, señaló la exfuncionaria en diálogo con el programa La Rosca, por TN.

En el mismo sentido, enfatizó que “los que en el PRO quieren matar al padre terminan con media historia y la otra historia siempre sirve, porque la historia es una continuidad”.

“Lo que les está diciendo Mauricio es ‘yo no quiero ser protagonista exclusivo, pero tampoco quiero que me maten, porque no necesitan matarme, yo estoy dispuesto a abrir una capacidad de que el PRO en el futuro genere nuevos dirigentes sin necesidad de que me maten a mí’, eso es lo que él está diciendo y está bien porque esa es un poco la historia argentina y de la humanidad, no sólo de la Argentina”, agregó.

Respecto de los cuestionamientos que hizo Macri a Rogelio Frigerio y Emilio Monzó, a quienes calificó como “filoperonistas” y que se interpretó como la apertura de una grieta dentro de la fuerza política, Bullrich aseguró que ella lo entendió “distinto”.

“Yo entendí que lo que dijo Macri fue ‘yo me dediqué mucho a ser ingeniero, a hacer microplanes y no entendí que la Argentina necesitaba destrabar un diálogo en el que yo también tendría que haber sido protagonista, se los dejé a Rogelio y a Monzó y en definitiva el resultado no hubiera sido distinto’”.

“Él no dijo que él hubiera sido mejor. Lo que él planteó es que no se puede ser ingeniero y no político en un país en donde el diálogo para destrabar los problemas de la Argentina es esencial, porque no hay problema que no tenga más de una parte. Me parece más una autocrítica de él, de decir ‘fui más ingeniero y poco político’, que una crítica a Frigerio y a Monzó”, aseveró.

La exministra de Seguridad también se refirió a los “muchos debates en Juntos por el Cambio” que se dieron durante el Gobierno, y señaló que “uno fue que la solución hubiera sido ampliarse más al peronismo”.

“Lo intentamos con (Sergio) Massa y a los seis meses nos votó una ley de imposición contra los despidos, que fue brutal contra nuestra política. Es decir que no sé si ésa era la solución”, opinó.

“Que negociar con el peronismo fuera la mejor salida para la Argentina no está demostrado”, agregó al respecto, y también advirtió que siempre que hay negociaciones “el diálogo tiene que ser amplio, pero no tiene que ser estancamiento”.

En el mismo sentido, indicó que “también había otras ideas, como generar una salida más disruptiva en el cambio”.

“Había otras ideas de ser más disruptivos, más confrontativos, más cambiemos y menos sigamos y que eso también es una mirada que está en el horizonte como una autocrítica”, agregó.

Por último, señaló: “Si en todos los lugares hubiéramos sido más disruptivos, con cambios más profundos, quizás hubiera sido más aceptado por la sociedad”.