Horas después del brutal ataque al acusado por la violación y posterior asesinato de Abigail Riquel en Tucumán, hubo otro intento de linchamiento en una provincia que sigue convulsionada. Un carnicero denunciado por abuso fue atacado por un grupo de vecinos y sufrió destrozos en su local. Hay siete detenidos.

Sucedió en Ingenio Lastenia, a ocho kilómetros de San Miguel de Tucumán. Una adolescente de 14 años volvió llorando a su casa y le contó a su madre que el carnicero le había dado un beso en la boca. La mujer se dirigió al comercio e increpó al hombre.

Según La Gaceta, el carnicero, de 41 años, se presentó en la comisaría por temor a un ataque y negó la acusación: aclaró que solo le había dado un beso en la mejilla. Los policías lo detuvieron.

Lo que pasó después fue similar a la secuencia del caso Abigail, que derivó en el asesinato a golpes de José Antonio “Culón” Guaymás, principal sospechoso de la violación y posterior femicidio de la nena.

Vecinos y allegados fueron a la carnicería y realizaron destrozos. Luego, se dirigieron a la comisaría de Lastenia y quisieron ingresar por la fuerza para linchar al acusado. Los agentes controlaron la situación antes que se desbordara.

La Fiscalía de Integridad Sexual dispuso que el carnicero quede en calidad de aprehendido y se realice un informe socio ambiental en las inmediaciones de su domicilio, donde también funciona el local. Por su lado, el hombre hizo una denuncia por amenazas de muerte y daños en su propiedad que fue derivada a la Fiscalía Criminal de turno.

El jefe de la Unidad Regional Este, comisario José Carlos Valdéz, informó que también se hicieron actuaciones complementarias por los destrozos ocurridos en la carnicería.

Por este episodio, la Policía demoró a siete personas.