El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la UBA desarrollaron un nuevo sistema de pasteurización de leche en origen, el que permitirá a pequeños productores abaratar sus costos de producción y comercialización.

Al mismo tiempo, el sistema asegura la calidad e inocuidad de la leche y mejorar la eficiencia de los sistemas productivos lácteos regionales.

La pasteurizadora fue diseñada como alternativa para la pequeña escala que fortalece las cadenas cortas de agregado de valor con beneficios para productores y consumidores.

«Un litro de leche comprada en origen cuesta hasta un 40 por ciento respecto del precio de góndola; en tanto, el productor obtiene un 400 por ciento más de rentabilidad que si la vende a la industria», afirmaron voceros del Instituto.

En este sentido, los especialistas explicaron que, por lo general, los equipos convencionales pasteurizan la leche cruda en un módulo y después la envasan en otro.

En cambio, el modelo patentado por el INTA invierte los pasos: envasa y pasteuriza la leche envasada, en una secuencia que evita la recontaminación que puede producirse después de la pasteurización. Es decir, la novedad del sistema consiste en que la pasteurización se realiza dentro del envase utilizado para la comercialización.

La primera máquina del país fue proyectada para circuitos de comercialización en los que la leche recorre cerca de 20 kilómetros entre el productor y el consumidor.

La media para un circuito de cadena larga es de 750 kilómetros, con lo cual se contribuye a descentralizar las producciones y a hacerlas más eficientes desde el punto de vista energético y ambiental.

Según estimaciones del INTA, el mercado informal de leche cruda llega a unos 3,8 millones de personas en la Argentina y, frente a este escenario, el equipo desarrollado posibilita envasar leche fluida, la pasteuriza y la enfría al punto de garantizar condiciones óptimas de inocuidad para su comercialización directa en las zonas de proximidad.

Según Eva Verde, coordinadora de Asesoramiento en Gestión a Unidades Productivas de la Secretaría de Economía Social, el proyecto se implementará en una primera etapa en 13 unidades productivas de Buenos Aires, Entre Ríos, Formosa, Santa Fe, La Pampa y San Luis.

El Ministerio de Desarrollo Social financia a los pequeños productores y pequeños tamberos los módulos que requiere la pasteurizadora, el equipamiento de conservación de la leche, los insumos y el acondicionamiento de las salas de elaboración para que luego puedan ser habilitadas por las normas que exige el Senasa

Esta semana se realizó la prueba del sistema de pasteurización de leche en origen en el Complejo Castelar del INTA, y se estima que en los próximos meses se concrete la instalación de los módulos de la máquina ensachetadora en las distintas unidades productivas y así comience la producción.