Ayer, tras más de dos semanas de paro, UTA Tucumán confirmó durante la mañana que decidía levantar el paro de colectivos. Desde el gremio informaron que habían acordado que los empresarios irían abonando parte de la la deuda con los subsidios nacionales que recibieron el viernes pasado.

Con la decisión de suspender la medida de fuerza, las unidades debían volver a circular con normalidad desde las 10 de ayer. Sin embargo durante el transcurso del día y también esta mañana, los usuarios se quejaron de las frecuencias de algunas líneas y que se producen muchas demoras en las paradas.

El conflicto del transporte llegó a tal extremo que por ejemplo el municipio de Tafí Viejo, desde ayer, implementó un sistema de transporte alternativo con combis para el traslado de trabajadores hacia la capital tucumana. En ese mismo sentido trabajan en el municipio de San Miguel de Tucumán.

Estas medidas fueron criticadas por el gremio de UTA que advirtió que se pone en riesgo la fuente laboral de los choferes de colectivos.