El presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, puso en duda la vocación de diálogo de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner que, a través de una carta convocó a una mesa amplia de acuerdo para resolver los problemas económicos de la Argentina, pero apuntó también por esta misma actitud contra el Presidente. “Tengo serias dudas de la vocación de diálogo de Cristina, casi tantas como de la vocación de acuerdo de Alberto (Fernández)”, afirmó ayer en Solo una vuelta más, por TN.

De esta manera, el diputado de Juntos por el Cambio se refirió a la carta que escribió la exmandataria en conmemoración del décimo aniversario del fallecimiento de Néstor Kirchner, en la que admitió que el dólar es el “problema” más grave de la Argentina y convocó a un “acuerdo” a todos los sectores “políticos, económicos, mediáticos y sociales”.

Al respecto, sostuvo que “la única lectura posible (de la carta) es que esto es una coalición peronista kirchnerista de Gobierno que tiene serias diferencias de como ve la Argentina y que tiene nulo enfoque unificado acerca de cómo mejorar la economía”.

“Hay un montón de gente, entre los que me cuento, que tiene serias dudas de la vocación de diálogo de Cristina y casi tantas dudas como por la vocación de acuerdo de Alberto, porque no lo ha demostrado en estos diez, once meses”, cuestionó el Cornejo.

No obstante, aseguró que los dirigentes de la oposición deben “estar prestos a una convocatoria de ese tipo”, aunque remarcó que “debe ser seria, por temas institucionales que estén absolutamente despejados y debe ser del mandato que tiene Alberto Fernández, que es mejorar la economía”.

En igual sentido opinó que “la Argentina no tiene salida si no es con un Gobierno que acuerde con la oposición reglas claras” y un “programa básico que le de un horizonte de crecimiento a nuestro país”.

“Veo a este Gobierno muy lejos de lo que hay que hacer para crecer al 3% por año durante 20 años. Lo veo en las antípodas de eso”, criticó Cornejo y apuntó esto porque considera que “lo que se impone en el Gobierno de Alberto y Cristina es un menosprecio al sector privado, un atropello a las instituciones republicanas, en particular a la Justicia y a los jueces independientes” y en donde “lo que se sobrepone es poner en duda el derecho de la propiedad consagrado constitucionalmente”.

Si bien el líder de la UCR reconoció que hoy la Argentina está “lejos, lejísimo de un acuerdo gobierno oposición”, destacó el rol de Juntos por el Cambio en este proceso. “La Argentina necesita un buen Gobierno y no lo tiene; necesita una buena oposición y hoy la Argentina la tiene, una oposición que es colaborativa”.

Como ejemplo, mencionó que JxC dio “carta blanca para negociar la deuda, con una ley votada por unanimidad, menos los dos diputados del FIT” y confirmó que cuando se trate el proyecto de Presupuesto 2021 en la Cámara baja, el bloque se va a abstener para dar “señales positivas”.

“Nos vamos a abstener, debiéramos votar en contra del Presupuesto porque las diferencias son grandes, pero no queremos dar ninguna señal que afecte la economía. Todas nuestras señales son positivas como oposición”, aseveró Cornejo.

Respecto de una posible convocatoria el diálogo, el dirigente mendocino advirtió que previamente “deben haber requisitos básicos, indispensables”, entre ellos “dejar de avanzar en materia judicial tratando de manipular jueces que han estado en causas que investigan a Cristina; la reforma judicial debiera quedar archivada”, así como terminar con “los atropellos sobre el periodismo, algunos con amenaza como NODIO y otros concretos como contra Daniel Santoro y esa causa que es impresentable”.

En este último punto, opinó que si la Argentina quiere “reestablecer el valor del peso necesitamos encarar reformas estructurales sostenidas, solventes técnicamente y eso tiene que estar en un plan económico y tienen que ponerlo arriba de la mesa para conversar con la oposición”. No obstante cuestionó que “no han podido ponerlo ni frente a organismos internacionales, ni frente a la opinión pública”.

Al respecto, reconoció que si bien en la coalición de Gobierno de Mauricio Macri había “discusiones, algunas que contribuían a mejorar el gobierno y otras”, aseguró que todos aceptaban “el liderazgo institucional del Presidente”.

“Hoy no se termina de entender dónde se resuelve, cuál es el lugar. El único programa que tiene el kirchnerismo en el Gobierno es concentrar el poder, tener a todos comiendo de su mano, que todos dependamos de ellos -los gobierno provinciales, los municipios, el sector privado a través de los ATP- y mantener la unidad del Frente de Todos a como dé lugar, aunque piensen diametralmente distinto y eso esté perjudicando a la Argentina y le genere al propio Gobierno zozobra”, criticó el líder radical.

Y finalizó que el hecho de que no puedan ponerse de acuerdo para interpretar la carta de Cristina Kirchner “habla de las contradicciones de la líder más poderosa de todos, pero no la única con poder adentro del Gobierno”.

FUENTE: TN