Un megaoperativo policial con 4000 efectivos de distintas divisiones de la Policía de la provincia de Buenos Aires se desplegó este jueves a partir de las cuatro de la mañana en el terreno ocupado de Guernica, en el partido de Presidente Perón. “Ya está todo desalojado”, dijo el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires Sergio Berni en declaraciones a la prensa.

Fuentes oficiales le confirmaron que “no se entró con armas letales”. Participaron comandos especiales como Grupo Halcón y Grupos de Apoyo Departamentales (GAD), que tienen la misma formación que el primero. Además, se sumaron la Dirección Unidades Tácticas Operaciones Inmediatas (UTOI) e Infantería.

También se desplegaron 50 motos, 20 cuatriciclos, Cuerpo de Caballería y el helicóptero de la Policía Bonaerense que sobrevolaba la zona. Alrededor de las 9, llegaron camiones blindados para intentar dispersar a los manifestantes que los enfrentaban.

“Están con camionetas, cuatriciclos, con helicópteros. Es una angustia terrible ver todo esto y que el Gobierno se haya negado a encontrar una solución”, afirmó Miguel, un referente de la toma y referente del Movimiento Darío Santillán en diálogo con radio Rivadavia.

Los efectivos llegaron en micros, camionetas, motos y cuatriciclos. Fue cerca de las cuatro de la mañana, según contó el dirigente social del Polo Obrero (PO) Eduardo Belliboni, y hubo un corte de luz que dejó a oscuras la zona. Al ingresar, comenzaron a derribar algunas casillas que se habían instalado en el lugar, en cumplimiento de la orden dispuesta por el juez de Garantías de Cañuelas, Martín Rizzo, que rechazó el pedido de Berni de pasar el desalojo para el 2 de noviembre.