En Cerrillos, provincia de Salta, el cementerio colapsó y la Municipalidad ocupó un terreno para sepultar a los muertos por coronavirus. Además de esta irregularidad, el predio está pegado a casas muy humildes que tienen que soportar olores nauseabundos, en medio de todos sus problemas. Así lo informó el periodista Rodrigo Alegre en Telenoche.

Según los testimonios que recogió Alegre, hace unas semanas empezaron a llegar los cuerpos que son sepultados en el terreno de 30 metros por 10 metros, a metros de las casas. Los cadáveres y las viviendas están separados solo por una media sombra.

Paralelamente, se supo que no hubo estudios del terreno o de impacto ambiental previos para garantizar la viabilidad del lugar y preservar a los vecinos de presuntos contagios. Por eso, muchos viven con miedo frente a esta movida oficial que califican de “tapada y escondida”. Frente a ello, la intendenta de Cerrillos, Yolanda Vega, validó su accionar y dijo que el terreno “expropiado a la provincia” es funcional al entierro de muertos por coronavirus.