Un delincuente que se encontraba prófugo de la Justicia desde 2019 fue recapturado en la madrugada de este viernes por los efectivos de la División Homicidios de la Policía. Fue en el marco de un allanamiento que se realizó en el Barrio San Miguel de la Capital.

Se trata de Luis Fabián Guevara, quien tenía una orden de captura desde el 27 de diciembre de 2019, cuando aprovechó un permiso extramuro para fugarse de la cárcel. “Guevara tiene 24 años y se encontraba prófugo desde 2019, acusado por haber cometido dos homicidios, uno en 2011 y otro, en 2014. Su detención fue el resultado de una investigación que se venía realizando hace dos meses con el Ministerio Público Fiscal”, explicó el Jefe de la División Homicidios de la Policía, comisario Diego Bernachi, quien supervisó la medida junto al Director General de Investigaciones, comisario inspector Jorge Dib.

La medida se realizó con la colaboración del Equipo Científico de Investigación Fiscales (ECIF), del Grupo Cero y el GOMT.

Bernachi contó que Guevara se fugó de la cárcel en 2019 cuando falleció un familiar y fue beneficiado por un permiso extramuro para asistir al velatorio. En esa circunstancia, evadió la custodia del personal del servicio penitenciario y se fugó.

El detenido cuenta con un frondoso prontuario y se encuentra condenado por el homicidio cometido en 2011, cuando asesinó a un sereno en un robo a una cortadora de ladrillos. En tanto, en 2014, mató a un compañero cuando se repartían el botín tras un asalto. Además de las causas por homicidio, está acusado en otros hechos graves como tentativa de homicidio, lesiones y robo agravado.

La búsqueda del prófugo fue impulsada por la fiscal Marta Mariana Rivadeneira, a cargo de la Unidad Fiscal Conclusional de Delitos Complejos, que tiene a su cargo las causas de personas que se encuentran evadidas.

Antecedentes

Los investigadores judiciales recordaron que Guevara se dedicaba a los robos desde que era menor de edad y que era conocido por portar armas constantemente.

Los pesquisas recordaron que en 2011, en un robo en una cortadora de ladrillo, mató al sereno. Su historial delictivo siguió con varios robos. En 2014, comete un asalto y cuando se estaban repartiendo el botín mata a su compañero.

Desde ese momento se mantuvo prófugo hasta que se entregó en la División Homicidios. Durante ese período, lo condenan por el crimen del sereno y lo trasladan al penal. Se encontraba alojado en Villa Urquiza desde 2011. Fue beneficiado por un permiso extramuro por fallecer un familiar y en esas circunstancias se dio a la fuga.

Aproximadamente tres meses después, el prófugo fue a robar con su hermano Franco Sebastián, y en esas circunstancias su hermano fue asesinado en el barrio San Miguel, aparentemente por la víctima o familiares de la misma.

 

 

.