Al cumplirse once años de la creación de la Asignación Universal por Hijo (AUH), Alberto Fernández anunció ayer la incorporación de un millón de niños al beneficio social, que de esta manera llegará a cinco millones de chicos a lo largo y ancho de la Argentina.

Entre los beneficiarios que el Estado sumó se encuentran padres que no pudieron cumplir con los requisitos de escolaridad de sus hijos por las dificultades ocasionadas por el coronavirus, menores de edad sin documentos y familias con más de cinco hijos, que era el límite de entrega de AUH, que ahora podrán recibir una por cada niño sin importar la cantidad de integrantes.

La AUH y la asignación por embarazo se encuentran en 3540 pesos en la llamada “zona general”, de los que la familia cobra el 80% cada mes y el 20% restante todo junto una vez al año al presentar la Libreta de Asignación Universal. En cambio, en la “zona 1” (La Pampa, Chubut, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz, Tierra del Fuego y el Partido de Patagones), esos beneficios son de 4602 pesos. La asignación por hijo con discapacidad llega a 11.535 pesos y 14.996 pesos, respectivamente.

“Hoy se cumplen once años del día en el que Cristina impulsó esta Asignación Universal por Hijo. Celebro que yo pueda hoy autorizar un nuevo decreto que dé los derechos que merecen los argentinos que peor están”, destacó el Presidente desde la Quinta de Olivos, acompañado por la titular de la Anses Fernanda Raverta.

Fernández definió a la AUH como “algo revolucionario en la seguridad social” y llevó tranquilidad a las familias que no pudieron cumplir con las obligaciones estipuladas para acceder a la misma: “Sé que algunas familias incumplieron con los requisitos, como la escolarización, pero nosotros entendemos la situación por la pandemia”.

“La mitad de los chicos de hasta 15 años está en la pobreza, de ahí la importancia de contar con la AUH”, resaltó el jefe de Estado al recordar el informe sobre “Condiciones de Vida” que publicó en septiembre el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec): casi 5 millones de niños, con sus respectivas familias, no cuentan con los recursos suficientes para llegar a fin de mes.

Los cambios en la Asignación Universal por Hijo demandarán una inversión de $30 mil millones. El beneficio de seguridad social, ahora sin límites de niños, está pensado para familias con la madre o el padre sin empleo o con trabajo informal, monotributistas sociales y personal del servicio doméstico.

En la previa del anuncio, desde Presidencia de la Nación enviaron un comunicado en el que acusaron al gobierno anterior de no asistir al millón de chicos ahora incorporados: “Se encontraban por fuera del sistema de la Seguridad Social como consecuencia de la inacción del Estado de los últimos años”.