Carlos Garmendia, abogado de la fundación Marita Verón, habló al aire de LV12 sobre la negligencia e inacción judicial ante el femicidio de Paola Tacacho.

“Lo primero que se me viene a la cabeza es, el desastre en el que estamos inmersos en tribunales, la desidia que hay y, a pesar de que se viene trabajando mucho, lo desprotegidas que están las mujeres. Este no es el primer caso en que la mujer con medidas de seguridad es asesinada”, empezó diciendo el abogado de la fundación Marita Verón.

Respecto a la sentencia de sobreseimiento, Garmendia tildó a Pisa como “el peor juez que tiene el Poder Judicial de Tucumán” y, comentó que, con Susana han decidido un pedido de juicio político contra el.

“Pisa, en vez de proteger al femicida en 2016, hubiese habilitado que sea juzgado por haber violado 2 veces la cautelar y no sabemos en qué situación estaríamos ahora. Para Pisa, avanzar en el juzgamiento de una persona que viola una cautelar de prohibición de acercamiento en el marco de una situación de violencia de género, es un desperdicio para el Poder Judicial”, manifestó Carlos Garmendia.

Luego de darse a conocer rumores de que el femicida tenía una condición psiquiátrica, el abogado de la fundación Marita Verón dijo que, no pueden saber si tuvo un diagnostico psiquiátrico pero, lo cierto es que, si la causa abarcaba al debate oral, podría haberse hecho un informe psiquiátrico ya que, siempre se los pide. El hombre estaba totalmente impune.

“Pisa decidió que ese chico no fuera juzgado con elementos suficientes para ir a juicio con haber violado 2 veces la cautelar. Ayer hemos estado trabajando con el Dr. Jose Dantona al pedido de juicio político, si estamos en condiciones hoy hacemos la presentación”, comentó.

También recalcó que, la fundación viene acompañando a la familia de la víctima.

“La mamá de Paola, el día viernes a la madrugada, se comunicó con Susana y ella, le facilito la entrada de familiares a la provincia”, expresó.

Para finalizar el abogado de la fundación Marita Verón, Carlos Garmendia contó que en Tucumán se vive una crisis institucional muy grave.

“Mi obligación como abogado es empezar a mostrar quienes son los malos jueces”.