Como cada verano desde 2017, Viviana Villena llegó una tarde de enero a su casa de Cariló para tomarse unas vacaciones junto a sus hijos. Pero aquella vez se encontró con una sorpresa: le habían usurpado la casa. Hizo la denuncia, volvió a Buenos Aires y, debido a la cuarentena, recién pudo reingresar a la localidad balnearia hace unos días: la propiedad estaba pintada de otro color, había autos en la puerta y varias personas en la pileta.

“Encuentro la casa totalmente modificada, cambiado el color de la pintura, una cascada, un cartel, aires acondicionados. Había 15 personas en la pileta. Entró y salió el jardinero. Afuera había tres autos de muy alto porte, de los cuales uno sabíamos que algo estaba mal. Hicimos la denuncia y se verificó que era mellizo”, le contó la propietaria a Clarín.

Villena afirma haber comprado la casa en 2017 y que el título de propiedad está con el nombre de Castagnole Lanze S.A., empresa de la cual es accionista y presidente.

“El 5 de enero vine a veranear con mis hijos. Nos encontramos que en la propiedad estaba estacionada una Eco Sport blanca, viejita. Golpeamos la puerta y nos atienden dos personas mayores diciendo ser cuidadores”, relató la mujer. Y continuó: “Dijeron que habían alquilado por dos años. Le dijimos que eso era falso. Nos dijeron: ‘Van a tener que hablar con nuestro abogado’”.

«Era un griterío, terminamos llamando al 911. Vino la policía, que en la mano solo tuvo un contrato totalmente falso de alquiler. Y yo tenía la propiedad, tenía todo para demostrar”, recuerda Villena.

La propietaria ingresó la denuncia en la Fiscalía Descentralizada N°5, a cargo de Eduardo Elizarraga. Y no la dejaron entrar más a la casa, según dijo, “para evitar cualquier inconveniente con los usurpadores”.

El intendente pidió la destitución del fiscal

Martín Yeza, jefe comunal de Pinamar, se metió de lleno en el caso y solicitó la destitución de Elizarraga por “su falta de accionar” ante las usurpaciones y afirmó que “los vecinos no se merecen estos funcionarios públicos”.

“Presenté una denuncia y pedido de destitución ante el Consejo de la Magistratura contra el fiscal de usurpaciones y flagrancias Dr. Elizarraga. No tengo nada que decir sobre su persona pero sí sobre su función. La fiscalía nace para luchar contra las usurpaciones y no fue así”, manifestó el intendente hace unas semanas.

Este martes, vía Twitter, Yeza insistió: “En enero y con boleto de compra trucho unas personas usurparon la casa de una familia en Cariló. Llegaron los dueños originales y con total asombro se encontraron con unos delincuentes en su casa. Hicieron la denuncia y el fiscal archivó la causa, les dijo que vayan por la vía civil”.

“Y ahora les agrego más: no solamente usurparon la casa, lo cual es un delito. Entre sus posesiones tienen vehículos con los grabados de los vidrios tachados y con patentes mellizas: delincuentes al cuadrado”, profundizó Yeza.

“Vamos a ampliar la denuncia, ya solicitamos la suspensión del fiscal Elizarraga, pero vamos a insistir. Los vecinos y los ciudadanos de la República Argentina no se merecen estos funcionarios públicos”, concluyó.