El ministro de Educación de la Nación Nicolás Trotta se reunió ayer con sus pares de las 24 provincias para acordar criterios comunes para la organización del ciclo lectivo 2021. Si bien se definieron tres modalidades diferentes de escolarización para la vuelta a clases, que dependerá de la realidad epidemiológica de cada provincia, aún no se estableció una fecha común para el comienzo.

Fuentes del Ministerio de Educación porteño le revelaron a TN.com.ar que Trotta no propuso, «como se hace siempre», que cada ministro diga en voz alta la fecha de comienzo que planificó para su jurisdicción sino que le dio tiempo a los ministros hasta el 31 de diciembre para informarlas a Nación.

Esto sucede tres días después de que Soledad Acuña, ministra de Educación de la Ciudad, anunciara que en el territorio porteño está pautado el comienzo del ciclo lectivo para el 17 de febrero en una modalidad 100% presencial, si la pandemia lo permite, o mixta si no mejora la realidad epidemiológica actual.

En el encuentro del Consejo Federal de Educación, que se celebró a través de una videoconferencia, se definieron tres formas de escolarización: presencial, no presencial y combinada, según la realidad epidemiológica lo permita. Esto quedó establecido en el Acuerdo Federal 374, que fija los criterios organizativos para asegurar los 180 días de clases obligatorios en 2021.

“Es fundamental la mirada colectiva entre las jurisdicciones que impactan en todo nuestro sistema educativo. Establecer los criterios organizativos nos permitirá dar continuidad y clarificar en un momento de angustia e incertidumbre, cómo van a transitar nuestros estudiantes el año próximo su educación”, aseguró el funcionario de la cartera nacional.

Uno de los puntos clave a trabajar en los próximos meses, según expresó Trotta, es determinar «cómo fortalecer las instancias del programa Acompañar, para revincular y contener a los estudiantes que han tenido baja o nula continuidad pedagógica”.

Respecto a este punto, las autoridades educativas del país ratificaron el uso del Sistema Integral de Información Digital Educativa (SInIDE) como componente central del Sistema Federal de Información Educativa. Se trata de una herramienta digital que concentra información de alumnos, docentes y edificios escolares, clave para el acompañamiento de las trayectorias educativas y para garantizar el derecho a la educación en todo el país.

En medio de la pandemia, se utilizará para la construcción de una base federal de alumnos, a partir de los avances que ya vienen desarrollando las jurisdicciones y el Ministerio de Educación de la Nación, para identificar a los estudiantes desvinculados del sistema educativo y orientar políticas específicas para garantizar su derecho a la educación.

Además de los ministros de las 23 provincias y de la Ciudad de Buenos Aires, del encuentro participaron funcionarios de la cartera de Educación nacional, representantes del Consejo de Universidades, de las Comisiones de Educación de las Cámaras de Senadores y Diputados de la Nación; y los cinco gremios docentes con representación federal: CTERA, UDA, AMET, SADOP y CEA.

CTERA, el principal gremio nacional, planteó no solo la importancia de garantizar la seguridad de alumnos y docentes frente a un eventual regreso a las aulas sino también el reclamo por paritarias y actualización salarial.