La directora de Educación de Yerba Buena, Victoria Desjardins, presentó el protocolo para que las escuelas funcionen en el verano. Más de quinientos alumnos habrían quedado relegados durante la pandemia por problemas de conectividad.

Yerba Buena avanza hacia las flexibilizaciones en el sector de la educación. La semana pasada habilitaron los maternales para que funcionen como espacios recreativos y ahora impulsan abrir las escuelas en verano. ¿El objetivo? reestablecer el vínculo pedagógico de alumnos sin conectividad o vulnerables.

El programa “En Verano habrá Escuela” abarca diversidad de disciplinas, basadas todas en el aprendizaje, la socialización, la revinculación con pares, la diversión, el entretenimiento y la creatividad.

Buscan generar un espacio destinado a alumnos de niveles primario y secundario de instituciones educativas de gestión estatal y privada de Yerba Buena que no tuvieron continuidad pedagógica durante el ciclo lectivo 2020 por diversas causas.

La idea es generar un acompañamiento socio-pedagógico para fortalecer la escolarización; desarrollar contenidos y actividades contempladas en los cuadernillos elaborados por el Ministerio de Educación de la Nación.

El protocolo establece el uso obligatorio del barbijo y las jornadas escolares no superen las dos horas y media y que se acompañen tiempos de higiene, ventilación y desinfección de los espacios, además de acciones preventivas que permitan mantener un control y regulación diarios en relación a la situación epidemiológica. Entre otros puntos.