Julio Heredia, representante de TAFE, una organización que reúne a los salones de fiestas y trabajadores relacionados a los eventos sociales, comentó la situación de cara a la reapertura del rubro: “Carolina Varga Aignasse nos manifestó que a partir del 1 de diciembre nos van a habilitar a los salones de fiesta“.

El protocolo, el cual se está tratando y se encuentra próximo a aprobarse, determina que los salones deberán funcionar con un 50% de sus capacidades, con horario hasta la una de la mañana como los bares y se está analizando el tema de los bailes. “Esto nos da un poco de auxilio. Ya no tenemos ingresos. Estamos contentos y organizándonos. Es bueno que se reactive todo”, comentó Heredia.

Respecto al tema de los bailes, afirmó que “no son ajenos a la realidad epistemológica” pero que los salones cuentan con el personal y las medidas para separar a las personas en caso que se armen tumultos en la pista de baile. Otra medida que se planteó es etiquetar la vajilla con colores para no confundirse en el ir y venir del evento. Las mesas podrán ser ocupadas a la mitad de sus capacidades.

“No queremos que la gente cuando salga se vaya a una fiesta, un after o a una casa. Por esto, en un futuro queremos pedir que el horario se extienda hasta las 4 de la mañana. Siempre van a estar más seguros en un salón que en un domicilio“, aseguró el representante de FATE.

“Queremos que la gente esté tranquila. Tenemos todos los medios para controlar. Armamos ocho protocolos para llevar a cabo los eventos con las medidas de seguridad”, concluyó Julio Heredia.