Concluidos los actos de cierre de campaña, Alberto Fernández pasó por el canal de televisión -donde es local a toda hora- y logró lo que no pudo desde que Cristina Fernández de Kirchner le propuso encabezar la fórmula presidencial de su espacio: dormir un poco más.

Abrió su teléfono alrededor de las 9 y comenzó a responder mensajes, entre los que estaba uno de su amigo Litto Nebbia.

El autor de «Solo se trata de vivir» le pedía que lo vaya a visitar: «Venime a ver que te curo esa afonía», le dijo el cantante, tras escucharlo hablar en varios actos y, también, en un intento de cantar en un programa del mismo canal de cable, ubicado en el barrio de Palermo.

Pero Alberto Fernández tendrá antes un paso por sus oficinas políticas de la calle México, en San Telmo, donde repasará números de encuestas y será informado de los detalles de la fiscalización de las próximas PASO con su equipo, encabezado por el joven Santiago Cafiero.

El Candidato K fue a almorzar con un amigo al restorán que usaba de cábala con Néstor Kirchner: Teatriz, sobre Riobamba al 1200, un reducto de comida internacional en Recoleta. Luego de eso, viajó hasta el Instituto Patria -en Rodríguez Peña 80- y allí se reunió con Cristina. Ambos analizaron el último tramo de la campaña y criticaron fuertemente el cierre de Macri y Vidal: “Están desesperados y son malos, el llanto de ambos demuestra que no tienen herramientas para convencer a nadie”, razonó Alberto ante su compañera de fórmula.

“No convencieron a nadie, imploraron el voto”, completó ante la ex mandataria quien, a última hora de la noche del viernes, se fue para el Sur.

Luego fue a visitar a Cristina Kirchner, previo a su partida a Santa Cruz, donde la senadora nacional votará y se quedará todo el domingo, junto a Alicia Kirchner, quien enfrenta la elección a gobernador por la provincia tradicional de los Kirchner.

Alberto Fernández arrancó el viernes de veda muy optimista por su paso por Córdoba y por los números que le llegan desde las provincias del Norte y del Sur, donde ve a Mauricio Macri muy mal en su intención de voto. El pre candidato presidencial del Frente de Todos también destaca, ante los suyos, estar todo el tiempo on line con Cristina y se muestra muy satisfecho del crecimiento de Axel Kicillof en la provincia de Buenos Aires.

En el búnker albertista de la calle México repasan que su presencia y la de CFK en actos junto al novel candidato bonaerense lo hicieron levantar y recortar diferencias con la potente María Eugenia Vidal, una carta brava en lo electoral.

Fuente: clarin.com